Moriscos de carne y hueso

Los moriscos en sus historias

Historias personales de personajes moriscos, transcritas desde los documentos originales. Blog asociado al portal www.losmoriscos.es. Autor: Doctor Enrique Pérez Cañamares.

DIEGO PALAZÓN, MORISCO DE RICOTE, EXPULSADO POR CARTAGENA, CEDE PODERES PARA QUE SE VENDAN SUS BIENES.

Escrito por historiasmoriscas 08-04-2015 en Expulsión. Comentarios (0)

Cartagena. Protocolo 5450 , Folio 2 v-3, 1-1-1614


Diego Palazón, vecino de la villa de Ricote, estante en esta ciudad dixo por cuanto se le requiere que embarque para fuera de estos rreynos con todos los demás vecinos de la dicha villa en cumplimiento del bando de la expulsión que Su Magestad manda hacer de los naturales de dicho valle, y partió habrá cuatro días poco mas o menos, en ello otorgo su poder a Diego Bázquez de Cisneros, Jurado de la Ciudad de Murcia para que le bendiese todos los bienes rayces que dexa en la dicha villa de Ricote, que son los que se an declarado en esta escritura y por ello el dicho Diego Bázquez de Cisneros le ofreció de avía de socorrer cierta cantidad de dinero para su biaxe, que he revivido 300 reales del dicho Juan de Soto Mayor de los cuales se otorga por contento y entregado a su voluntad que renuncia a las leyes de la entrega...

Vista de la villa de Ricote.


COMENTARIO DEL AUTOR

Diego Palazón, es uno de los muchos casos en los que su inclusión en los bandos de expulsión acabó con el retorno de nuevo a su localidad de origen, en este caso Ricote. Como hemos visto en el documento anterior, Diego y su familia se encontraban en Cartagena el 1 de Enero de 1614, preparando su supuesto embarque. Algunos de los comprendidos en los Bandos, optaron ya en el puerto de Cartagena, por efectuar la donación de sus propiedades, bien a sus propios hijos que se quedaban, bien a instituciones religiosas o dignatarios civiles y eclesiásticos, al parecer con la intención de recuperarlas en un futuro próximo de una u otra forma. Otros, como hace Diego, buscan un testaferro que les cuide la hacienda en tanto "se va viendo" lo que ocurre.

El caso es que resulta muy poco creíble que, finalmente, Diego Palazón y su familia subieran al galeón San Esteban, porque apenas diez meses  después Sebastián Fernández Osorio, escribano, da fe de que concluyen los trabajos de Gerónimo de Avellaneda, comisionado para la conclusión del proceso de expulsión. Entre los moriscos "que se han vuelto", está Diego Palazón,  condenado a cuatro años de galeras, junto con numerosos convecinos que también supieron eludir el exilio impuesto y a los que se imponen penas de azotes o también galeras.

Este es el documento:

Facilitado por Bernard Vincent

Lista de moriscos condenados por haber vuelto

AHN, Consejos, leg. 45.185-3

Comisión del señor Gerónimo de Avellaneda Manrique

24-II a 2-X-1615

Yo, Sebastián Fernández Osorio, escribano de su magestad, receptor de sus reales Consexos, y que lo fui de la comisión que tubo el señor licenciado don Gerónimo de Abellaneda Manrique, del consexo de su magestad y alcalde de Alcalde de hixosdalgo de la real audiencia y  Chancillería desta ciudad. Certifico y doy fe que, abiendo sido requerido el dicho señor alcalde con la dicha comisión deste año, la aceptó, y enpeçó a usar della a los beynte y quatro del dicho mes, y durante el término dello y de sus prorrogaciones, que por todos fueron docientos y beinte días, que se cumplieron a dos deste mes de octubre, a procedido contra muchas personas, así deste reyno de Granada como del de Murcia y otras partes. Y abiendo sido conclusas sus causas, an sido condenados por sentencias definitivas en presencia. Y estando presos, en confiscación de bienes para la cámara y fisco de su magestad las personas siguientes :

"Diego Palazón,cuatro años de galeras.estos son vecinos de Ricote",


PEDRO EL MALO Y CATALINA MANUEL, SU ESPOSA, MORISCOS DE RICOTE, EXPULSADOS POR CARTAGENA, HIPOTECAN SUS PROPIEDADES.

Escrito por historiasmoriscas 08-04-2015 en Expulsión. Comentarios (0)

Documento original transcrito y enviado por Juan Romero.

Puerto de Cartagena a 6-1-1614 ,

Sepan quantos esta carta de obligación vieren como nos, Pedro El Malo y Catalina Manuel, su mujer vecinos de la villa de Ricote estante al presente en esta ciudad de Cartagena embarcados en el galeón nombrado San estevan, del que es capitán Juan Francisco Dondo Genovés para salir de estos reinos en cumplimiento de los bandos de expulsión, yo la dicha Catalina Manuel in presencia y con licencia del dicho Pedro El Malo, mi marido... pagaremos a Alonso de Miras, escribano de número de esta dicha villa doce ducados...y otras cosas necesarias para el viaje, que recibimos en presencia del presente escribano en moneda de oro e plata... dejamos en la villa de Ricote y su término como son las casas de nuestra morada y olivares, moreras y un huerto de agrura y otros árboles y cinco oras de agua en el repartimiento del agua de la villa y las tierras blancas de riego y secano, para que todo ello esté hipotecado a la paga de esta deuda y no se puedan vender ni enajenar hasta que realmente  esté pagada y la venta y enajenación que de otra manera se hiciese a ninguna y de ningún valor y efecto 

Vista antigua del Puerto de Cartagena


y damos poder cumplido a las justicias y jueces de Su Magestad de qualesquier partes y lugares que sean de fuero e jurisdicción de las cuales y de cada una de ellas nos sometemos y sojuzgamos y especial y señaladamente al fuero y jurisdicción de esta ciudad de Cartagena donde por la justicia de ella queremos ser convenidos y juzgados y sentenciados e renunciamos a nuestro propio fuero jurisdicción y domicilio e vecindad e la ley sit convennerit de jure unibuzudicun hacemos esta carta ssª definitiva de Juez competente pasada en autoridad  de cosas juzgadas renunciamos e a las leyes fueros e derechos de nuestro favor y la general al forma y derechos de ella...estando en el galeón San Esteban junto al puerto de Cartagena a seis días del mes de enero de mil seiscientos catorce años, testigo Juan Carrillo y Tomas Marín vecinos de la dicha villa de Ricote, que juraron en forma de derecho como ser los otorgantes y ser los contenidos y Juan Pérez Qica y Francisco Fuentes, vecinos de esta ciudad. Lo firmó un testigo por los otrogantes testigos que dijeron saber.

Obligación de pago Pedro el Malo y Catalina Manuel su mujer, vecinos de Ricote, embarcados en el galeón San Esteba.

Testigos: Juan Carrillo y Tomas Marín , vecinos de Ricote


Expulsión de los Moriscos por San Juan de Ribera. 1796. Catedral. Capilla del Santo Cáliz. Valencia.

 Obra de de Vicente López Portaña


LOS GÓMEZ, MORISCOS DE ABARÁN, SOLICITAN CERTIFICADO DE SER CRISTIANOS VIEJOS EN 1620

Escrito por historiasmoriscas 07-04-2015 en Permanencia. Comentarios (0)

 

"En la Villa de Cieza a doce días del mes de septiembre de 1 y seiscientos veinte años, ante mí el escribano público y testigos, parecieron Juan Gómez, Diego Gómez y Juan Gómez Moreno y Ginés Gómez Coria, vecinos de la villa de Habarán y dieron su poder cumplido quan bastante de derecho se requiere a Juan Gómez, de Gonzalo Gómez, vecino de la villa de Abarán especialmente para que por ellos y en sus nombres puedan parecer y parezcan ante el Rey Nuestro Señor, ante los señores Presidente y oidores de sus Reales Consejos y ante otras cualesquier Justicias e Jueces de Su Magestad y en razón de ser cristianos viejos y no ser comprehendidos en los Reales Vandos de la Expulsión diga y alegue de su Justicia, presente escritos y escrituras, testigos y probanzas y cualquier género de prueba que convenga. Pida y oyga sentencia o sentencias y asiente locutoras como definitivas, consienta las de su favor, apele y suplique las de contrario y siga en todas y instancias, gane cualesquier ejecutorias protestaciones y todo lo demás que ellos harían en que sean las costas de calidad ,que requieran su presencia u otro mas especial poder, que este lo dan para lo dicho y dependiente con fianza y libre general administración y con la obligación y revocación de derecho necesario poder de sustituir han si lo otorgaron. Testigos Francisco Giménez, Francisco Marín, regidor y Antonio López Silva, vecinos desta villa que juraron conocer a los otorgantes y ser los aquí contenidos y lo firmó el que sabía y por el que nuestros Derechos un real y no mas doy fe

Firma: Ginés López               Firma: Antonio López Silva                                    Ante mí: Baltasar Martínez, escribano.


La Rambla de Benito en Abarán. Antiguo molino sobre el cauce.


COMENTARIO DEL AUTOR


La reclamación de patente de "cristiano viejo" que hacen los Gómez de Abarán ante el escribano Baltasar Martínez, nos ilustra acerca del manto de complicidades que se tejió en torno a la expulsión de los moriscos de Murcia en general y del Valle de Ricote en particular.

No por formal y apoyada en testimonios, debió de parecer menos chusca a las autoridades y convecinos la dicha petición.Los dos Juan Gómez, Francisco Gómez y Ginés Gomez, que se reclaman cristiano viejos, son tan moriscos como cualquiera de los demás que se incluyeron en los Bandos. En el puerto de Cartagena,el 31-12-1613 Juan Gómez, yerno de la viuda de Alonso Ramón, aparece otorgando poderes sobre la disposición de sus bienes a Francisco Castaño, su cuñado, unas horas antes de su supuesto embarque en el Galeón San Esteban.

Y no debió ir muy lejos, porque apenas unos meses después, ya en 1615, el comisionado real, Gerónimo de Avellaneda Manrique, lo incluye, junto con los otros Gómez Juan, Gines y Francisco, entre los moriscos que "se han vuelto" y que están pendientes de condena, eso sí en las respectivas casas de su Abarán de origen.

Los Gómez tampoco debieron ser muy duramente castigados. Unos años después, reaparecen, en 1635 en el listado de los que pagan el impuesto de la Sal ,"Repartimiento de la sal de Abarán en 1635",junto con otros convecinos supuestamente expelidos.

FRANCISCO HAZÁN, ALIAS CHOVI EL MAYOR, MORISCO DE ALGAR DE PALANCIA, ENCAUSADO POR EL SANTO OFICIO, POR ALFAQUÍ Y RETAJADOR.

Escrito por historiasmoriscas 29-03-2015 en Alfaquies. Comentarios (0)

Del texto de LONGÁS, Pedro : " La vida religiosa de los moriscos". Granada, 1998.

"Item, que el dicho reo, con otros doçe alfaquíes que calla y encubre, se juntaban en çierta parte, que también calla, a retasar los moriscos, y les tenían camas prevenidas para curarlos después de retajados; y acudían muchos, porque el dicho reo y los demás alfaquíes les enseñaban y deçÍan como el retaxamiento era preciso para observancia de la seta de Mahoma y para irse al cielo.

Plaza de Algar de Palancia.


Y cuando  se açian los retaxamientos, açían grandes fiestas y banquetes y, en particular, el dicho reo llegó allí a retaxar dos hombres, que los tiene como si fueran sus hijos, en su casa; y, en efecto, por su orden y mandado, los dichos alfaquíes los retaxaron, y el dicho reo hiço grande gasto a los alfaquíes y a otros cincuenta y cinco hombres que entonces se retaxaron hacíéndoles muchos regalos de comida, y sustentándolos tres días como hombre rico, y que está conocido por tal".

MIV, LEG. 51, EXP. 32. AHN

Imagen de una circuncisión.


MAHOMAT GALIBE, BAUTIZADO FERNANDO DE ALCÁNTARA, EL OSCURO DIVORCIO DE UN MORISCO DE PLASENCIA

Escrito por historiasmoriscas 24-03-2015 en CONVERSION. Comentarios (0)


Del texto de REDONDO JARILLO,M.C. "La comunidad mudéjar de Plasencia durante el reinado de los Reyex Católicos".Medievalismo, 23. 2013.Pp. 44-45.

A la Chancillería de Valladolid llegó un proceso que tenía como partes enfrentadas a él ,Fernando de Alcántara, y a su antigua esposa, Fátima Alejurait, y que llegaba en grado de apelación del tribunal del corregidor de Plasencia157. En ella denunciaba que, en el mes de junio del año 1500, estando casados, Fernando de Alcántara entabló una estratagema con Abrayn Vinagre para que este pudiese entrar en su casa y pudiese «dormir carnalmente» con su mujer. Suponemos que tuvo que darse una violación y venta de la esposa, lo cual estaba penado por las autoridades. Pero, lo que denunciaba Fátima era que, como consecuencia de ello, se la había obligado a cometer el delito de adulterio. Y era cierto, pues en la mentalidad de la época, cualquier relación sexual, aunque fuese forzada, se entendía como adúltera. Por tanto, si no se podía demostrar que había sido violada, podía culparse a la mujer como tal. Por eso, Fátima solicitó al corregidor que fuera contra su marido e imploró su perdón al haber sido obligada a ello. 



Calle Vidrieras en Palencia. Antigua morería de la ciudad


Fernando de Alcántara declaró en su defensa todo lo contrario y esgrimió varias razones por las que no se debía ir judicialmente contra él. Entre ellas se encontraba la ausencia y rebeldía de Fátima, que se retiró del juicio tras la denuncia, y, sobre todo, porque su conversión al cristianismo hacía que se le perdonasen los delitos anteriores. Aludía a que «por el Santysimo, se le perdonan todos los pecados ... pues hera avydo commo sy entonçes oviera nasçido». De hecho, esgrimió que esa conversión era la que había movido a Fátima a denunciarle, pues buscaba «le poner en odio con los christianos»

Fátima sí asistió a las probanzas de lo denunciado. Y consiguió demostrar su denuncia. Pero, Fernando no lo consiguió. Y, por tanto el corregidor le condenó al destierro durante tres años de la ciudad. Aunque indicó que le había rebajado la pena por ser menor de 25 años y su conversión al Cristianismo. 


Excavaciones de la ermita de Santo Tomé, antigua mezquita de la morería de Plasencia


Fernando de Alcántara apeló entonces a la Chancillería de Valladolid. Y, entre varias razones, reiteró la salvación que le concedía el Bautismo, ya que lo había cometido en su vida pasada. 

Los alcaldes de la Chancillería emplazaron a Fátima, pero ella no acudió, seguramente consciente de que no podía luchar contra esa evidencia legal.Y, por tanto, se la acusó de su rebeldía. En la sentencia, se advirtió que el corregidor de Plasencia había fallado mal y terminaron por absolverle. Sobre Fátima se impuso perpetuo silencio. 


COMENTARIO DEL AUTOR

El 12 de Febrero de 502 se hizo pública la Real Pragmática por la que se puso a los antiguos múdejares de Castilla ante la disyuntiva de bautizarse o partir hacia el destierro. Una mayoría de hispanomusulmanes se convirtieron, adoptando nombres y apellidos cristianos y permaneciendo con su nueva identidad en sus hogares y villas. En esta decisión, se vieron alentados por  las autoridades de la Monarquía y la Iglesia, convencidas éstas de que la fuerza del sacramento del Bautismo sería suficiente para liquidar las posibles resistencias de las minorías islámicas como lo había sido antes en el caso de los Judíos.


En el  río revuelto  que se debió crear con la Pragmática de los Reyes Católicos, cupieron, sin duda muy diversas razones para la conversión. Muy pocos de los moriscos valencianos o  aragoneses y buena parte de los granadinos, hicieron este tránsito del Islam al Catolicismo de buen grado. Muy poco o nada convencidos de su nuevo estatus, como demuestran las actuaciones del tribunal del Santo Oficio durante los años posteriores.. Pero hubo otros casos, como el que protagoniza Fernando de Alcántara ,Mohamed, en el que se comprueba que muchos mudéjares aprovecharon la coyuntura para limpiar sus historiales y adaptarse con ventaja a la nueva situación.

El cristiano renacido, como dice Fernando de Alcántara es un hombre nuevo. Otro hombre que ya no tiene que dar cuentas, no ya de su pasado islámico, sino de los delitos y tropelías que hubiera podido cometer años antes del Bautismo. Fátima, su antigua esposa, es bien consciente de la nueva alianza que se generado entre el delincuente de su ex-marido y las autoridades religiosas, mas interesadas en fomentar las conversiones que en castigar los delitos cometidos, reconocidos como tales en el propio ordenamiento jurídico de la época.