Moriscos de carne y hueso

Esclavitud

HALI DE ARGEL Y SOLIMAN ESCLAVOS DE ALMADEN PROCESADOS POR ISLAMISMO Y RENEGADOS

Escrito por historiasmoriscas 01-03-2015 en Inquisición. Comentarios (0)

"Matias de Barea, oficial segundo de la Contaduría de esta Mina ( de Almadén), y alcaide de forzados y esclavos que Su Majestad tiene en esta galera para el servicio de sus reales minas, me dio noticias el día primero de Marzo de este año( de 1668), de como Halí de Argel, el llamado por otro nombre Francisco de la Candelaria, había vivido con nuestra religión el tiempo que estuvo en Sevilla preso en la cárcel Real, y con  nombre de cristiano de Francisco de la Candelaria había corrido entre los demás cristianos y confesado y comulgado con ellos, y trayendo en una cadena con otros que vinieron de Sevilla se rebeló y puso nombre de Halí de Argel y extrañando sus compañeros la mudanza de nombre y que no asistía a oír Misa a la capilla de la dicha cárcel ni a las demás obras de cristiano dieron cuenta al dicho alcayde.



Y asimismo otro de las misma calidad llamado Francisco de Alcalá bautizado en Alcalá de Hemares, que lo deponen así dos testigos de vista, compañeros deste, todos esclavos del Señor Marqués  de Liche que después lo fueron del Señor Duque de Medina de las Torres, de quien los compró su Magestad habiendo recibido el Bautismo frecuentando los Sacramentos en San Felipe y San Sebastián de Madrid se ha puesto por nombre Solimán, volviendo a su secta maligna, y en cuatro meses que hace que está aquí no le han visto oír Misa y en las conversaciones con sus compañeros ha dicho ser moro y haber de guardar su ley. Y para saber la verdad de esto con el cuidado que me toca por todas las razones, bajé a la galera a asistir a la doctrina y demás ejercicios que en este tiempo pasado se acostumbra a hacer para la educación enseñanza y buen ejemplo de esta gente, los cuales no asistieron,hice cabeza de proceso el Domingo 4 de Mayo.


Casa de la Inquisición en Almadén, en la actualidad un hotel.


COMENTARIO DEL AUTOR


Las minas de Almaden fueron el lugar de castigo de no pocos moriscos.Después de la expulsión, otros esclavos, los berberiscos y cautivos musulmanes esclavizados acabaron sus días en el infierno de mercurio  y sus enfermedades.Veamos cual era la situación de estos desventurados palabras de Rafael Benítez Sánchez-Blanco:

Pero son pocos los que consiguen sobrevivir tanto tiempo en Almadén.La muestra analizada nos presenta una espantosa realidad: antes de cumplirel primer año han muerto un 18 % de los ingresados; en el siguiente añolo hará una tercera parte, y entre los dos y tres años de trabajo fallece otro12 %, de forma que un 63 % no alcanza los tres años de permanencia en las minas. El trabajo en ellas era realmente mortífero. En el otro extremo, solo un 6 % consigue superar la barrera de los 10 años; entonces, y sobre todo apartir de la citada orden, algunos lograrán la libertad.  Rafael BENITEZ SANCHEZ BLANCO: " esclavo del rey en las minas de Almadén: el fatal destino de Juan Bautista, alias Hazman -1667-1711-".


ISABEL ENRIQUEZ, VIUDA MORISCA GRANADINA DEPORTADA A QUINTANAR, OPTA POR ESCLAVIZARSE CON SUS HIJOS PARA EVITAR LA EXPULSION

Escrito por historiasmoriscas 30-10-2014 en Permanencia. Comentarios (0)

Publicado por MORENO DÍAZ, Francisco : "Los moriscos de La Mancha",CSIC. Madrid,2009

Escritura de esclavitud otorgada por Isabel Enríquez y Luis, Diego, Isabel, y Maria Pérez, sus hijos, todos moriscos granadinos alistados en la Villa de Quintanar de la Orden, con el objetivo de evitar ser expulsados de dicha villa en cumplimiento del Bando General de Expulsión de los moriscos de Castilla:

" En la Villa de Quintanar, a sesi días del mes de Octubre de 1610, ante mi, el escribano público y testigos aquí escritos, previeron presentes Isabel Henrríquez, viuda que fue de Gines Pérez, difunto, de los naturales del Reino de Granada y con ella, Luis, Diego Isabel y Maria Pérez sus hijos legítimos del dicho su marido, todos habitantes en esta dicha villa y dijeron que por cuanto por mandado  de Su Magestad se publicó un bando general contra los moriscos que habían quedado en estos Reinos en qu les mandó que dentro de ciertos términos saliesen de ellos so ciertas penas como mas largamente lo declaraba el dicho Bando, el cual a ellos les tocaba y comprendía por ser como son de los dichos moriscos de Granada que han vivido alistados en esta Villa.


Morería de Quintanar de la Orden

Y porque ellos siempre han sido y son buenos cristianos temerosos de Dios Nuestro Señor  y han profesado y profesan su Santa Fe Católica en la cual y debajo de sus presupuestos y mandamientos han vivido y quieren vivir y morir, han procurado por todos los modos y las vías que han podido quedarse en estos Reinos y vivir entre la gente cristiana y particularmente han encomendado el buen suceso de su pretensión a la Santa Imagen de la bienaventurada Virgen de Santa Maria de la Piedad de esta villa, con quien tienen particular devoción y eficaz deseo y voluntad de gastar los días que vivieren en su servicio y esclavitud. 


Ermita de San Sebastián en Quintanar, parroquia de los moriscos 

En cuya correspondencia han hecho diligencia con Su Majestad pidiéndole por merced les deje vivir en servicio de la Santa Imagen como sus esclavos, ofreciéndose como tales, por todos los días de su vida y que servirían y trabajarían para el aumento de su devota casa y cofradía y que de ello había escritura y que con esto no se entendiese con ellos el dicho bando, sobre lo cual el Señor Don Bernardino Velasco, conde de Salazar, del Consejo de Su Majestad y su Comisionado General de la Infantería de España, Mayordomo de la Reina Nuestra Señora, a cuyo cargo está la expulsión de los moriscos que salen de estos Reinos, habiéndolo consultado con Su Majestad, despacho cédula firmada de su mano y refrendada de Sebastián Medina, su secretario, fecha en Madrid a 25 de Septiembre del presente año, por la cual pedían como della parece y cuyo tenor es el siguiente:


Procesión e imagen de la Virgen de la Piedad a cuya cofradía se esclavizan Isabel y sus hijos.


COMENTARIO DEL AUTOR

El caso de Isabel Enríquez no es un caso excepcional. Ante la perspectiva de un destierro sin destino conocido, muchas familias moriscas en cuyo seno contaban con  ancianos, enfermos, viudas, o que carecían de medios de supervivencia para afrontar los riesgos de tan duro trance, optaron por la esclavitud voluntaria.

En ocasiones, esta forma de eludir la Expulsión, contó con la complicidad de los amos para quienes trabajaban, en otras con los párrocos, caso de Isabel Enríquez, en otras con las autoridades concejiles. En cualquier caso, puestos en la piel de una viuda con cuatro hijos a su cargo, el documento trasluce su desesperación por evitar a toda costa a sus hijos y a ella misma las penurias de una segunda diáspora, puesto que para los granadinos castellanos, se trataba de un segundo destierro en el lapso de menos de 50 años. Hasta el punto de esclavizarse ella y sus hijos de por vida.

No perdamos de vista la dureza de la cédula de autorización que emite, como consecuencia de la solicitud de la viuda, el secretario del Conde de Salazar, en la que se recalca que todo cuanto tuvieren y ganaren a lo largo de sus vidas estará a disposición de los mayordomos de la Cofradía, condenándolos a la pobreza -como dice la cédula- "para siempre jamás". Tampoco debían, echar en saco roto los moriscos que permanecieron en España bajo esta fórmula, la amenaza de revisión de sus casos y el apercibimiento de que no podrán reclamar en adelante ningún derecho, ni  reclamación legal que pudiera revertir su triste destino de esclavos.