Moriscos de carne y hueso

Expulsión

DIEGO PALAZÓN, MORISCO DE RICOTE, EXPULSADO POR CARTAGENA, CEDE PODERES PARA QUE SE VENDAN SUS BIENES.

Escrito por historiasmoriscas 08-04-2015 en Expulsión. Comentarios (0)

Cartagena. Protocolo 5450 , Folio 2 v-3, 1-1-1614


Diego Palazón, vecino de la villa de Ricote, estante en esta ciudad dixo por cuanto se le requiere que embarque para fuera de estos rreynos con todos los demás vecinos de la dicha villa en cumplimiento del bando de la expulsión que Su Magestad manda hacer de los naturales de dicho valle, y partió habrá cuatro días poco mas o menos, en ello otorgo su poder a Diego Bázquez de Cisneros, Jurado de la Ciudad de Murcia para que le bendiese todos los bienes rayces que dexa en la dicha villa de Ricote, que son los que se an declarado en esta escritura y por ello el dicho Diego Bázquez de Cisneros le ofreció de avía de socorrer cierta cantidad de dinero para su biaxe, que he revivido 300 reales del dicho Juan de Soto Mayor de los cuales se otorga por contento y entregado a su voluntad que renuncia a las leyes de la entrega...

Vista de la villa de Ricote.


COMENTARIO DEL AUTOR

Diego Palazón, es uno de los muchos casos en los que su inclusión en los bandos de expulsión acabó con el retorno de nuevo a su localidad de origen, en este caso Ricote. Como hemos visto en el documento anterior, Diego y su familia se encontraban en Cartagena el 1 de Enero de 1614, preparando su supuesto embarque. Algunos de los comprendidos en los Bandos, optaron ya en el puerto de Cartagena, por efectuar la donación de sus propiedades, bien a sus propios hijos que se quedaban, bien a instituciones religiosas o dignatarios civiles y eclesiásticos, al parecer con la intención de recuperarlas en un futuro próximo de una u otra forma. Otros, como hace Diego, buscan un testaferro que les cuide la hacienda en tanto "se va viendo" lo que ocurre.

El caso es que resulta muy poco creíble que, finalmente, Diego Palazón y su familia subieran al galeón San Esteban, porque apenas diez meses  después Sebastián Fernández Osorio, escribano, da fe de que concluyen los trabajos de Gerónimo de Avellaneda, comisionado para la conclusión del proceso de expulsión. Entre los moriscos "que se han vuelto", está Diego Palazón,  condenado a cuatro años de galeras, junto con numerosos convecinos que también supieron eludir el exilio impuesto y a los que se imponen penas de azotes o también galeras.

Este es el documento:

Facilitado por Bernard Vincent

Lista de moriscos condenados por haber vuelto

AHN, Consejos, leg. 45.185-3

Comisión del señor Gerónimo de Avellaneda Manrique

24-II a 2-X-1615

Yo, Sebastián Fernández Osorio, escribano de su magestad, receptor de sus reales Consexos, y que lo fui de la comisión que tubo el señor licenciado don Gerónimo de Abellaneda Manrique, del consexo de su magestad y alcalde de Alcalde de hixosdalgo de la real audiencia y  Chancillería desta ciudad. Certifico y doy fe que, abiendo sido requerido el dicho señor alcalde con la dicha comisión deste año, la aceptó, y enpeçó a usar della a los beynte y quatro del dicho mes, y durante el término dello y de sus prorrogaciones, que por todos fueron docientos y beinte días, que se cumplieron a dos deste mes de octubre, a procedido contra muchas personas, así deste reyno de Granada como del de Murcia y otras partes. Y abiendo sido conclusas sus causas, an sido condenados por sentencias definitivas en presencia. Y estando presos, en confiscación de bienes para la cámara y fisco de su magestad las personas siguientes :

"Diego Palazón,cuatro años de galeras.estos son vecinos de Ricote",


PEDRO EL MALO Y CATALINA MANUEL, SU ESPOSA, MORISCOS DE RICOTE, EXPULSADOS POR CARTAGENA, HIPOTECAN SUS PROPIEDADES.

Escrito por historiasmoriscas 08-04-2015 en Expulsión. Comentarios (0)

Documento original transcrito y enviado por Juan Romero.

Puerto de Cartagena a 6-1-1614 ,

Sepan quantos esta carta de obligación vieren como nos, Pedro El Malo y Catalina Manuel, su mujer vecinos de la villa de Ricote estante al presente en esta ciudad de Cartagena embarcados en el galeón nombrado San estevan, del que es capitán Juan Francisco Dondo Genovés para salir de estos reinos en cumplimiento de los bandos de expulsión, yo la dicha Catalina Manuel in presencia y con licencia del dicho Pedro El Malo, mi marido... pagaremos a Alonso de Miras, escribano de número de esta dicha villa doce ducados...y otras cosas necesarias para el viaje, que recibimos en presencia del presente escribano en moneda de oro e plata... dejamos en la villa de Ricote y su término como son las casas de nuestra morada y olivares, moreras y un huerto de agrura y otros árboles y cinco oras de agua en el repartimiento del agua de la villa y las tierras blancas de riego y secano, para que todo ello esté hipotecado a la paga de esta deuda y no se puedan vender ni enajenar hasta que realmente  esté pagada y la venta y enajenación que de otra manera se hiciese a ninguna y de ningún valor y efecto 

Vista antigua del Puerto de Cartagena


y damos poder cumplido a las justicias y jueces de Su Magestad de qualesquier partes y lugares que sean de fuero e jurisdicción de las cuales y de cada una de ellas nos sometemos y sojuzgamos y especial y señaladamente al fuero y jurisdicción de esta ciudad de Cartagena donde por la justicia de ella queremos ser convenidos y juzgados y sentenciados e renunciamos a nuestro propio fuero jurisdicción y domicilio e vecindad e la ley sit convennerit de jure unibuzudicun hacemos esta carta ssª definitiva de Juez competente pasada en autoridad  de cosas juzgadas renunciamos e a las leyes fueros e derechos de nuestro favor y la general al forma y derechos de ella...estando en el galeón San Esteban junto al puerto de Cartagena a seis días del mes de enero de mil seiscientos catorce años, testigo Juan Carrillo y Tomas Marín vecinos de la dicha villa de Ricote, que juraron en forma de derecho como ser los otorgantes y ser los contenidos y Juan Pérez Qica y Francisco Fuentes, vecinos de esta ciudad. Lo firmó un testigo por los otrogantes testigos que dijeron saber.

Obligación de pago Pedro el Malo y Catalina Manuel su mujer, vecinos de Ricote, embarcados en el galeón San Esteba.

Testigos: Juan Carrillo y Tomas Marín , vecinos de Ricote


Expulsión de los Moriscos por San Juan de Ribera. 1796. Catedral. Capilla del Santo Cáliz. Valencia.

 Obra de de Vicente López Portaña


ÇAD AD OMAR Y BOHAR BOI, MUDÉJARES DE PLIEGO Y CABEZAS DEL LINAJE DE LOS CABRERO, QUE PERMANECIERON TRAS LA EXPULSIÓN

Escrito por historiasmoriscas 25-02-2015 en Expulsión. Comentarios (0)

Texto original de PASCUAL MARTINEZ, J. : "La expulsión de los mudéjares de Pliego".


" De Çad ad Omar y de Bohat Boi procedían los "Cabrero". En 1419,  Hamete Omar era alcalde y Abraim Omar el alfaquí, en 1494 a 1501 Cad Omar era el alguacil. Después pasarían a llamarse "Cabrero" o "Vivo". De estos fueron echadas, al menos, nueve familias, de las que regresaron la gran mayoría, de modo que, a partir de 1620 sigue creciendo su presencia en la villa, incluso manteniendo su influencia en el gobierno del Concejo. En adelante estarán alrededor de doce casas. Juan Cabrero Martínez fue alcalde en 1612 y 1613.



Caserío mudéjar.Patrimonio mudéjar de Pliego.


Su hermana Maria Martínez Cabrero casa el 21 de Diciembre de 1613 con Ginés Ruiz. Rodrigo Cabrero -casado con Luisa Rubio- fue alistado para la expulsión, pero recibió ejecutoria del Conde de Salazar para ser excluido de los bandos.Cuando se vendieron sus bienes,estos tenían aneja una capellanía, que continuaba en el siglo XVIII y XIX. La refundó su hijo Juan y su consorte.

El 6 de Marzo de 1895, la Comisión para el arreglo de capellanías y pías fundaciones de la Diócesis de Cartagena, para ejecutar en la Ley Convenio de 24 de Junio de 1867, estudió la petición de Pedro Fernández Godínez y sus hijos Ginés Fernandez Manuel y Antonio Fernández Manuel, laicos,de la conmutación de los bienes dotales de la capellanía colativa familiar de sangre que en la parroquia de la dicha villa -De Pliego- fundó Don Juan Cabrero. El escribano Antonio Joaquín Fernández Salinas casó con una Godínez. Pedro Fernández Salinas y Godínez casó con Remedios Manuel Cabrero, hermana del presbítero Don Diego Manuel Cabrero*.


El castillo de Pliego dominando el Valle del Guadalentín.



COMENTARIO DEL AUTOR

La trayectoria vital de los mudéjares de Pliego, diseccionada admirablemente en el libro de José Pascual Martínez, se inscribe en una nueva hornada de trabajos que estudian desde una óptica local las peripecias de las sociedades mudéjares y moriscas a lo largo de varios siglos. No se trata ya, sólo, de análisis históricos y documentales o  de la microhistoria de individuos o grupos locales. La lupa del autor aplicada al grupo mudéjar,  nos remite también a trabajos - ver a Ramírez de Arellano, Gil Herrera o Soria Mesa- que tienen que ver  sin duda con la Antropología o la Sociología,  pues en el discurrir del relato se abordan  problemas mas generales que atañen a otras comunidades moriscas, tales como los cambios identitarios, la función social y política  de las instituciones de la Monarquía y la Iglesia, las relaciones entre diversos sectores de la sociedad ante los cambios y otro sin fin de aspectos que todavía han de dar lugar a numerosos trabajos de ampliaciones sucesivas de la aguda mirada del autor.


* Los Manuel, Salinas o  Godínez,  que parecen mencionados en las actuaciones de 1867 y emparentados con los Cabrero, son otros tantos linajes moriscos que llegaron a Pliego durante el siglo XVI y  posteriores,  de los que daremos noticias post sucesivos..





PEDRO BANEGAS MORISCO DE OJOS, DONA SUS BIENES A LA IGLESIA EN 1613 ANTES DE LA EXPULSIÓN

Escrito por historiasmoriscas 05-01-2015 en Expulsión. Comentarios (0)

Documento inédito de la donación que remite nuestro colaborador Juan Romero.

Genealogía y datos de Pedro Banegas, remitidos por el investigador Buenaventura Buendía Banegas

"Donación que hace Pedro Banegas al Convento de la Santísima Trinidad de la ciudad de Murcia" . Archivo Histórico Provincial de Murcia.Protocolo 1739. Escribano, Juan de Mediano Villanueva, 1613, f.170.


Sepan cuantos est carta de donación vieren como yo, Pedro Benegas, vecino que soy de la villa de Ojós, otorgo y conozco por esta presente carta y digo que yo yendo mucha devoción y mucha voluntad al Convento de la Santísima Trinidad de la ciudad de Murcia, por las muchas y buenas obras que de él he recibido le hago donación buena, pura, mera, perfecta irrevocable, que el derecho llama entre vivos, para siempre jamás, al dicho Convento de la Santísima Trinidad y a quien de él hubiere causa en cualquier manera, los bienes siguientes



Claustro del Convento de la Santísima Trinidad de Murcia

Primeramente un bancal en la huerta de Ojós de abajo, de una cuarta de moreral, poco mas linde Alonso Banegas y Guillamón, vecinos de la dicha villa, otro bancal blanco en la huerta de arriba, de moreral de una tahulla, linde Maria Benegas y Diego López y otro bancal en la huerta de arriba de moreras de una tahulla linde Diego de Heredia y el acequia, y una cañada de tierra en el campo de cinco días y medio de sembradura, linde Alonso Hurtado; y en el camino de Mula; mas otra cañada de cinco días de sembradura, en el camino de Mula en el Achala, linde la Vanbea y Juan de España; otra pieza de un día de sembradura linde el camino de Mula, que pasa por ella y Alonso Hurtado; otro pedazo de dos días de sembradura, linde Fernando Gallego, digo de Villanueva; otra cañada de tierra blanca en El Campillo, linde con Andrés Turpín y Pedro García:


Vista de las huertas de Ojós,Valle de Ricote, Murcia.

 otro huerto de granados y prunas, linde Alonso de Buendía y el barranco, que todo lo susodicho tengo y poseo por libre de censo y otra hipoteca y debajo los linderos le hago la dicha donación con todas sus entradas y salidas, usos y costumbres pertenencias y servidumbres y derechos, cuantos han y haber deben, así de hecho como de derecho, y me desisto y aparto de la propiedad y señorío y posesión y otras acciones reales y personales, título, voz y recurso que me pertenece y puede pertenecer en cualquier manera a las tahuras y huertos y todo lo demás arriba declarado y deslindado y desde luego renuncio, cedo y traspaso en el dicho Convento y en quien de él hubiere causa y le doy poder y facultad para que por su propia autoridad o quien su poder tuviere como mejor visto les fuere, pueda tomar y aprehender la posesión de dichas tierras y huertos para que sea suyo y de quien el dicho convento hubiere causa, título, voz y razón en cualquier manera y como de cosa suya pueda disponer a su voluntad y en el entretanto que toma y aprehende la dicha posesión me constituyo por su inquilino, tenedor y poseedor, por el y en su nombre y doy por aceptada esta donación y por insinuada y si excede de los quinientos sueldos de tal exceso le hago otra tal donación y por legítimamente manifestada y renuncio las leyes que hablan de las insinuaciones y las que dicen que no valga las donaciones inmensas o generales y me obligo de no la revocar en testamento ni codicilo ni por otra escritura pública, ni en otra manera tácita ni expresamente, aunque suceda cualquiera de las causas por las que se puedan revocar las donaciones, ni pretendiendo que los bienes que me quedan no me basten, ni que fui engañado y soy damnificado enorme ni enormísimamente, o que dolo o engaño dio causa al contrato, y si la revocare no me valga la tal revocación y quede por el mismo caso aprobada y revalidada esta escritura, la cual otorgo con condición que el dicho Convento de La Santsísima Trinidad de la dicha ciudad de Murcia, que de presente hay y adelante hubiere hayan de decir cuatro misas, dos rezadas y dos cantadas, en cada un año para siempre jamás y quiero y es mi voluntad se digan en el dicho Convento y se asiente y fije esta Memoria en la tabla de memorias que hay en el dicho Convento, y para que obre por firme lo contenido en esta escritura, obligo mi persona,y bienes muebles y raíces, habidos y por haber, doy poder a las justicias de Su Majestad, de cualesquiera partes que sean para que a ello me  apremien, al fuero y jurisdicción y domicilio y la ley si conveneris de iurisdiciones no iuducum, para que me lo hagan así cumplir y pagar según dicho es, como por sentencia definitiva de juez competente pasada en autoridad de cosa juzgada, de que no hay apelación sobre lo cual renuncio a las leyes a mi favor y la sentencia en forma,

Vicente Carducho: "Expulsión de los moriscos"

 y así lo otorgué ante el presente escribano en la ciudad de Cartagena en veintitrés días del mes de diciembre de mil y seiscientos trece años, siendo testigos Juan Gil, vecino de la villa de Albacete y Juan Tomás vecino de Ojós y Francisco Valverde, vecino de Murcia, estantes en esta dicha ciudad y el dicho Juan Tomás y Juan Gil juraron a Dios y una cruz, en forma de derecho, conocer al otorgaste y ser el contendió, y lo firmo un testigo a su ruego., al cual yo el escribano doy fe conozco.


Testigo: Francisco Valverde y Corvalan, -firma-

Ante mí Juan de Mediano, escribano, - firma-



COMENTARIO DEL AUTOR

Como nos informa Buenaventura Buendia, Pedro Banegas Gaspar, fue hijo de Gonzalo Banegas de la Parra y de Maria Gaspar Carrillo,todos ellos de Ojós. Aparece en las listas de los moriscos expulsados y que pagaron las mitades a la hacienda Real, como recoge Jorge Gil Herrera en su trabajo "Expulsión y destierro de los moriscos mudéjares de Murcia-1610 a 1614-".Sin embargo el documento de donación que a continuación vamos a analizar y el hecho de que su descendencia directa llegue hasta nuestros días,  como demuestran los Libros Parroquiales desde donde se han elaborado los arboles genealógicos de su linaje,plantean la duda razonable de si realmente la expulsión se produjo pese a su inclusión en las listas de expulsos.


Los documentos que recogen las donaciones realizadas por los moriscos murcianos  a distintas instituciones eclesiásticas o a individuos particulares abundan en los momentos previos a la expulsión.No pocos, como el que dicta Pedro Banegas al escribano Juan de Mediano,se redactan desde el mismo puerto de Cartagena en los días previos a la expulsión.En algunos casos se trata de donaciones de ida y vuelta ya que no son extraños los casos en los que los moriscos "retornados" vuelven para reclamar sus bienes acogiéndose a cláusulas incluidas en los documentos que así lo permitían. En otros, los beneficiarios son parientes directos, autorizados a quedarse en tierras murcianas los que ponen a buen recaudo las haciendas de los expulsos. Pero en el caso de la donación de Pedro Banegas al Convento de la Santísima Trinidad, el truco está en otro sitio. El documento trata de evitar directamente la expulsión del donante por el sencillo método de introducir un párrafo, capital para entender las estrategias de última hora.Dice el texto que " en el entretanto -que el Convento-  toma y aprehende la dicha posesión me constituyo por su inquilino tenedor y poseedor por él y en su nombre..." es decir, que en tanto el Convento no haga efectiva legalmente la aceptación de la donación de bienes, Pedro Banegas es el inquilino y propietario de los bienes en nombre del propio Convento. Bastaba conque los trinitarios retardaran la firma de la aceptación  del suculento regalo, para que la situación jurídica ante la expulsión del morisco donante fuera, cuando menos, demorada, y la demora podía suponer la permanencia.

Por otra parte las instituciones eclesiásticas, párrocos y altos funcionarios que recibían las donaciones de los moriscos,indudablemente se convertían  mediante el trato previo, en valedores de la permanencia de los mismos, fuera de la forma que fuera,es decir bien mediante esas argucias legales, mediante la expedición de cédulas de limpieza, o bien sencillamente facilitando su traslado mas o menos temporal a otras localidades y parroquias.Todo ello no dejaba de ser una forma de soborno, aunque como se refleja en la redacción del documento, fuera bajo la apariencia de una manifestación de piedad cristiana.

Este conjunto de tácticas serán objeto de futuros trabajos.Valga de momento este botón de muestra.

Por lo que se refiere a la genealogía de Pedro Banegas, obsérvese que hasta el Siglo XVIII, los enlaces matrimoniales de los Banegas lo son con otros linajes de moriscos valricotíes.Tal es el caso de los Marín,Fustel,Santacruz, Salinas.....

 


DESCENDENCIA DE PEDRO BANEGAS GASPAR



1ra Generación

1. Pedro Banegas Gaspar nació en Ojós - Murcia - Parroquia San Agustín y murió en una fecha desconocida.  El se casó con Catalina Marín

Hijos de Pedro Banegas Gaspar y Catalina Marín

i.

2.

Francisco Banegas Marín nació en Ojós - Murcia - Parroquia San Agustín y murió en una fecha desconocida.

2da Generación (Hijos)

2. Francisco Banegas Marín nació en Ojós - Murcia - Parroquia San Agustín y murió en una fecha desconocida.  El se casó con Catalina Fustel Cerbellera, es hija de Alonso Fustel y Juana Cerbellera, el 27 Jul. 1625 en Archena - Murcia - Parroquia San Juan Bautista. 

Hijos de Francisco Banegas Marín y Catalina Fustel Cerbellera

i.

3.

Francisco Banegas Fustel nació en 1622 en Archena - Murcia - Parroquia San Juan Bautista y murió el 17 Abr. 1660 en Archena - Murcia - Parroquia San Juan Bautista.

ii.

4.

Catalina Banegas Fustel murió en una fecha desconocida.

3ra Generación Nietos

3. Francisco Banegas Fustel nació en 1622 en Archena - Murcia - Parroquia San Juan Bautista y murió el 17 Abr. 1660 en Archena - Murcia - Parroquia San Juan Bautista.  El se casó por 1ra vez con Damiana León Santa Cruz el 9 Mar. 1652 en Archena - Murcia - Parroquia San Juan Bautista. Damiana, es hija de Andrés León y Isabel de Santa Cruz, nació en 1624 en Archena - Murcia - Parroquia San Juan Bautista y murió el 20 Feb. 1685 en Archena - Murcia - Parroquia San Juan Bautista. El se casó por 2da vez con Isabel Gilabert 6 Abril de 1649 en Archena - Murcia - Parroquia San Juan Bautista. 

Hijos de Francisco Banegas Fustel y Damiana León Santa Cruz

i.

5.

Ana Banegas León nació en Archena - Murcia - Parroquia San Juan Bautista y murió en una fecha desconocida.

4. Catalina Banegas Fustel murió en una fecha desconocida.  Ella se casó con Fulgencio Buendía

4ta Generación Bisnietos

5. Ana Banegas León nació en Archena - Murcia - Parroquia San Juan Bautista y murió en una fecha desconocida.  Ella se casó con Patricio Salinas Ródenas el 10 Feb. 1678 en Archena - Murcia - Parroquia San Juan Bautista. Patricio, es hijo de Patricio Salinas Cerón y Catalina Ródenas, nació en Archena - Murcia - Parroquia San Juan Bautista y murió el 2 Jul. 1690 en Archena - Murcia - Parroquia San Juan Bautista.

Hijos de Ana Banegas León y Patricio Salinas Ródenas

i.

6.

María Salinas Banegas nació en Archena - Murcia - Parroquia San Juan Bautista y murió el 2 Ago. 1744 en Archena - Murcia - Parroquia San Juan Bautista.

5ta Generación Tatara-nietos

6. María Salinas Banegas nació en Archena - Murcia - Parroquia San Juan Bautista y murió el 2 Ago. 1744 en Archena - Murcia - Parroquia San Juan Bautista.  Ella se casó con Juan López Martínez el 16 Dic. 1693 en Archena - Murcia - Parroquia San Juan Bautista. Juan, es hijo de Juan López Alarcón y Margarita Alejandra Martínez, nació en Archena - Murcia - Parroquia San Juan Bautista y murió el 5 Sep. 1712 en Archena - Murcia - Parroquia San Juan Bautista.


AMETE CORDOVES, MORISCO GRANADINO NACIDO EN CÓRDOBA, EXPULSADO A TETUÁN EN 1609. PROCESADO POR LA INQUISICIÓN EN 1623.

Escrito por historiasmoriscas 16-11-2014 en Expulsión. Comentarios (0)

La historia de Amete Cordovés, hijo de granadinos expulsados a Córdoba, la conocemos por su proceso Inquisitorial en 1623:

"Hijo de Alonso López de Cámara morisco y de María su mujer, que no le sabe el sobrenombre, los cuales vivían en la dicha ciudad -de Córdoba-  no sabe en qué calle vivían ni en qué barrio, ni sabe si le bautizaron... su padres y éste fueron a parar a la ciudad de Tetuán en Berbería y de recién llegados allí, mataron los moros a su padre por haberle hallado en una huerta que cogía patatas y poco después murió su madre, de manera que quedó el confitente muy niño y se ha criado por aquellos montes guardando ganado de manera que no sabe la ley de los cristianos ni la Secta de los moros


Medina de Tetuan.

 y porque le hizo mal tratamiento un amo que tuvo alarbe porque de una manada de cabras que guardaba le comió el lobo dos, le cargó tantos palos que le dejó medio muerto y como se pudo se vino a Argel huyendo del dicho su amo y allí vivía llevando algunos fardos a cuestas de unas partes a otras y pareciéndole que esto no era buena comodidad para poder ganar su vida, se acomodó con el dueño de este navío en que han venido para servir en él a los marineros y soldados... 


ha venido a esta ciudad con el navío que se huyó de Argel con Luis Oliver y los demás cautivos cristianos que por todos eran 30 y salieron de Argel el Domingo de Ramos próximo pasado en la noche y llegaron a esta ciudad el Viernes Snto con gravísimo contento de haber salido de entre aquellas gente,...se le de el agua del Santo Bautismo la cual pidió con muy grandes afectos y deseos."