Moriscos de carne y hueso

Limpieza de sangre

El DOCTOR ALONSO RODRÍGUEZ SALGADO UN CASO DE IMPUREZA DE SANGRE AZUL POR ASCENDENCIA MORISCA

Escrito por historiasmoriscas 02-07-2015 en Limpieza de sangre. Comentarios (0)

Del texto de Fernando Díaz Esteban:  "La limpieza de sangre y el cabildo de Badajoz"


..."3- Un expediente de limpieza

El cabildo de la catedral de Badajoz había establecido un “estatuto de limpieza de sangre” del que sus miembros se sentían muy orgullosos por haber sido de los primeros en hacerlo. El historiador de Badajoz, Rodrigo Dosma, no lo cita, pero trae la noticia de que el obispo Alonso Manrique ,1499-1516, “acabo de convertir a la religión christiana la vltima casa de Moros, que auia del antiguo trato quedado en Badajoz, y las personas conversas de su apellido sedixeron Manrique.”.

El afán de “limpieza” del Cabildo de la Catedral de Badajoz no quedó en una mera declaración. Se llevó a la práctica. En el caso del Doctor Alonso GonçalezSalgado, se le excluye “por no concurrir en el las calidades y limpieza de sangre que se requieren por el dicho estatuto”, según reza un documento impreso que existe en la Real Biblioteca de Palacio y que reproducimos al final.




Los parientes del nieto de la morisca Isabel González, Doctor Alonso Sanchez Salgado, por parte de su abuelo el dean de Badajoz Garcilaso de la Vega: El inca Atahualpa y Gómez Suárez de Figueroa ,el Inca Garcilaso,.

La sentencia de exclusión es el resultado de las declaraciones de diversos testigos. No se aducen documentos, simplemente los testimonios de vecinos de Badajoz que recuerdan que en un momento de sus vidas alguien les habló de que la bisabuela del Doctor Salgado, llamada Ysabel Gonçalez, “era de generacion de Moros y esclaua, y estaua herrada en los braços, y en el rostro”. Luego nos vamos enterando de que a su hijo, el abuelo del Doctor, le llamaban Gonçalo Martin “el Moro”. Y de que era sabido en la ciudad que tanto el padre del Doctor, Juan Martín Ricobayo, como sus hijos, el Doctor Alonso Salgado, Juan Rodríguez y Sebastián Rodríguez, eran descendientes de la esclava mora. Ahora nos choca la diversidad de apellidos entre hermanos y entre padres e hijos, pero recordemos que era frecuente en la época, tanto por capricho de los padres como por elección de los hijos."


"....Los once testigos son vecinos de Badajoz, de edad avanzada en general, y los que no han nacido en ella, llevan muchos años residiendo. Hay entre ellos gente de Iglesia: un Doctor Maestrescuela de la Catedral, de 40 años de edad, dos familiares del Santo Oficio de la Inquisición, de 55 y 70 años, y un clérigo Racionero, de 63; hay dos Regidores de la ciudad, de 37 y 54; un Labrador de 60; una mujer de 58 y tres vecinos de 76, 71 y 41 años de los cuales no se dice su ocupación. Quitando la mujer, que por un hermano era familia colateral de los “no limpios”, todos aducen, además de que era público y notorio que descendían de la Mora -“serugia por la ciudad”, llega a decir un testigo-, que lo han oído hace muchos años -algunos cuando eran todavía niños- a determinadas personas, ya fallecidas, de las cuales están repetidamente citadas por testigos diferentes Juan Rodríguez de Mora, Juan Vázquez Pellejas, Hernando Becerra, Francisco Gonzalez Picaldo, Luis Vázquez Picaldo, Francisca de Hermosa, que vienen a ser así quienes más difundían a mediados del siglo XVI que había una antepasada mora en la familia, que tuvo un hijo y una hija con el Deán de la Catedral, Garcilasso de la Vega; la hija tuvo dos hijos y una hija con el Maestrescuela de la Catedral Iñigo López; de esta hija se enamoró Cristóbal de la Hermosa, contra la voluntad de su padre Gil de la Hermosa. Esta sería la genealogía del Doctor Salgado:

Isabel Gonçalez + Dean Garcilasso

//

Gonzalo Martin +x Mencia Hernandez + Maestr. Iñigo Lopez Gil H+x

// // //

Juan Martin + Maria Salgado Mencia Herndz.+Cristóbal Hermosa Fca.H

// //

Alonso Rdgz Salgado, Sebastián Rdgz., Juan Rdgz. Garcilasso ........."

LOS GÓMEZ, MORISCOS DE ABARÁN, SOLICITAN CERTIFICADO DE SER CRISTIANOS VIEJOS EN 1620

Escrito por historiasmoriscas 07-04-2015 en Permanencia. Comentarios (0)

 

"En la Villa de Cieza a doce días del mes de septiembre de 1 y seiscientos veinte años, ante mí el escribano público y testigos, parecieron Juan Gómez, Diego Gómez y Juan Gómez Moreno y Ginés Gómez Coria, vecinos de la villa de Habarán y dieron su poder cumplido quan bastante de derecho se requiere a Juan Gómez, de Gonzalo Gómez, vecino de la villa de Abarán especialmente para que por ellos y en sus nombres puedan parecer y parezcan ante el Rey Nuestro Señor, ante los señores Presidente y oidores de sus Reales Consejos y ante otras cualesquier Justicias e Jueces de Su Magestad y en razón de ser cristianos viejos y no ser comprehendidos en los Reales Vandos de la Expulsión diga y alegue de su Justicia, presente escritos y escrituras, testigos y probanzas y cualquier género de prueba que convenga. Pida y oyga sentencia o sentencias y asiente locutoras como definitivas, consienta las de su favor, apele y suplique las de contrario y siga en todas y instancias, gane cualesquier ejecutorias protestaciones y todo lo demás que ellos harían en que sean las costas de calidad ,que requieran su presencia u otro mas especial poder, que este lo dan para lo dicho y dependiente con fianza y libre general administración y con la obligación y revocación de derecho necesario poder de sustituir han si lo otorgaron. Testigos Francisco Giménez, Francisco Marín, regidor y Antonio López Silva, vecinos desta villa que juraron conocer a los otorgantes y ser los aquí contenidos y lo firmó el que sabía y por el que nuestros Derechos un real y no mas doy fe

Firma: Ginés López               Firma: Antonio López Silva                                    Ante mí: Baltasar Martínez, escribano.


La Rambla de Benito en Abarán. Antiguo molino sobre el cauce.


COMENTARIO DEL AUTOR


La reclamación de patente de "cristiano viejo" que hacen los Gómez de Abarán ante el escribano Baltasar Martínez, nos ilustra acerca del manto de complicidades que se tejió en torno a la expulsión de los moriscos de Murcia en general y del Valle de Ricote en particular.

No por formal y apoyada en testimonios, debió de parecer menos chusca a las autoridades y convecinos la dicha petición.Los dos Juan Gómez, Francisco Gómez y Ginés Gomez, que se reclaman cristiano viejos, son tan moriscos como cualquiera de los demás que se incluyeron en los Bandos. En el puerto de Cartagena,el 31-12-1613 Juan Gómez, yerno de la viuda de Alonso Ramón, aparece otorgando poderes sobre la disposición de sus bienes a Francisco Castaño, su cuñado, unas horas antes de su supuesto embarque en el Galeón San Esteban.

Y no debió ir muy lejos, porque apenas unos meses después, ya en 1615, el comisionado real, Gerónimo de Avellaneda Manrique, lo incluye, junto con los otros Gómez Juan, Gines y Francisco, entre los moriscos que "se han vuelto" y que están pendientes de condena, eso sí en las respectivas casas de su Abarán de origen.

Los Gómez tampoco debieron ser muy duramente castigados. Unos años después, reaparecen, en 1635 en el listado de los que pagan el impuesto de la Sal ,"Repartimiento de la sal de Abarán en 1635",junto con otros convecinos supuestamente expelidos.