Moriscos de carne y hueso

Seda

MARIN CORTES, UN MORISCO MURCIANO, PASADO A LAS AMERICAS Y CONQUISTADOR DEL YUCATAN

Escrito por historiasmoriscas 02-09-2015 en Murcia. Comentarios (0)





De: Españolas de Ultramar en la Historia y en la Literatura

Juan Francisco Maura


Indice de los conquistadores y pobladores de Nueva España que dieron noticias personales suyas a los primeros virreyes, de 1540 a 1550, según se deduce del texto de sus escritos. Van también los informes proporcionados por los herederos inmediatos o en representación de los ausentes .



Es vecina de la ciudad de los Angeles, y mujer de Marín Cortés, el cual era natural de Murcia e hijo de Pedro de Abellán y de Beatriz Marín, el cual ha veintitrés años que pasó a esta Nueva España, y se halló en las conquistas de las provincias del Río de Grijalba y Yucatán y Guatemala e Higueras; y fue el primero que dio industria en el criar de la seda en esta tierra, y sobre ello tomó asiento con Su Majestad para criarla a medias en el pueblo de Tepexi, por veinte años, y en este tiempo los tributos de él se han por mitad, en el cual asiento ella quedó y está; y que el dicho su marido dejó un hijo y una hija, legítimos y muy pobres y adeudados, a cuya causa, y del poco provecho que han del dicho pueblo, padecen necesidad .



Vista de Tepexi de la Seda, hoy Tepexi de Rodríguez


COMENTARIO DEL AUTOR


La esposa y viuda de Marín Cortés, cuyos apellidos verdaderos son Abellán Cortés, naturales de Murcia, aunque no se especifica en el escrito el lugar concreto de procedencia familiar, nos proporciona datos de enorme interés para conocer el origen de este conquistador.

Era, a lo que parece un criador de seda, que se instala en Tepexi de Rodríguez , también llamado Tepexi de la Seda, en el estado de Puebla en el Sur de México. Al parecer la industria no fue bien, pues el propio Rey de España acabó prohibiendo su producción, por lo que sus dos hijos y viuda quedan en la ruina y "padecen necesidad" como afirma la esposa del morisco murciano.

Los Abellan, Avellan, son apellidos moriscos de Blanca y de Alguazas, mientras que el apellido Marín Cortés, aparecen con profusión en Lorquí. Su dedicación a la seda es un dato más que añadir al   probable origen morisco de esta familia.

 

Los españoles implantaron el sistema de encomiendas, el primer encomendero fue Pedro Carranza. La población fue trasladada al lugar que actualmente ocupa. Los dominicos dirigieron la construcción del templo de Santo Domingo de Guzmán. Se cultivó la morera y se crió el gusano de seda en el siglo XVI, obteniéndose del capullo el valioso filamento que sirve para hacer tejidos finos; a esta circunstancia se debe que le hayan nombrado Tepexi de la Seda. El rey de España prohibió su producción.

Al trasladarse los pobladores de Tepexi el Viejo a lo que hoy es Tepexi de Rodríguez, los frailes franciscanos en unión de Martín Cortés siembran más de 100 mil árboles de mora y se inicia el cultivo de seda.La región se convirtió así en el primer productor de seda en la Nueva España y el más importante en toda América.Se funda de esta manera, la industria textil de la seda, cuya importancia se extiende al grado de desplazar a comerciantes de Oriente, a través de España, por lo que la Corona prohíbe esta actividad que muere en el propio siglo XVI.En años posteriores, se llega a practicar el cultivo del gusano de seda en forma artesanal, en algunas casas existen todavía utensilios de madera que sirvieron para esa actividad que desapareció totalmente y dejo como herencia a la población el nombre de Tepexi de la Seda. Actualmente puede encontrarse en algunas casas árboles de mora, cuyo codiciado fruto se puede saborear en los meses de abril y mayo.


FRANCISCO RICOTE, UN RICOTE MAS, MORISCO GRANADINO AFINCADO EN ALGEZARES (MURCIA).

Escrito por historiasmoriscas 21-11-2014 en RICOTE. Comentarios (0)

Texto original:  Buenaventura Buendía Banegas, investigador de Ojós.



El reciente hallazgo, comentado en una entrada de este mismo blog, en los archivos parroquiales de Esquivias (Toledo), por el cervantista Sabino de Diego de la que parece ser el acta de bautismo de Sancho Panza, ha puesto de nuevo de actualidad al morisco Ricote, inmortalizado por Miguel de Cervantes, y el origen de este apellido.

Aunque Sabino de Diego afirme que el apellido Ricote ni siquiera se ha encontrado en la localidad de Ricote, ya Govert Westerveld, cronista oficial de Blanca, hace años  documentaba, entre los años 1511 y 1519, la existencia de personas apellidadas Ricote en pueblos del antiguo Reino de Granada, como Baza, Caniles y Cúllar, mostrando su convencimiento del origen valricotí del linaje. 

Algezares, Murcia.

Probablemente, algunos de estos granadinos llegaron después de las incursiones en territorio murciano de 1451 y 1477 ordenadas por los reyes de Granada. A pesar de que la reina Isabel atendió la solicitud de volver al Valle de Ricote de los desplazados como consecuencia de la última de las incursiones citadas, no es sino hasta el 31 de diciembre de 1581 cuando se puede documentar la llegada a Murcia de alguien con este apellido. 

Ese día Francisco Ricote y Juana García, cristianos nuevos de los del reino de Granada, llevaron a bautizar a su hijo Francisco a la parroquia de Nuestra Señora de Loreto de Algezares, interviniendo como oficiante Diego de Vinuesa y como compadres Alonso de Quero, alguacil mayor del campo de la ciudad de Murcia y Francisca Alonso, su mujer. 



Acta de Bautismo de Francisco Ricote, hijo de Francisco Ricote, en 31 de Diciembre de 1581.

No cabe duda de que la llegada de este matrimonio a Algezares es consecuencia de las reiteradas solicitudes del concejo de Murcia para contratar temporeros “granadinos”, entre los dispersados después de la expulsión ordenada tras la guerra de las Alpujarras, para trabajar en la recogida de la hoja de la morera y la cría del gusano de seda.

Es mas que  probable que este Francisco Ricote esté emparentado con el Bernardino Ricote el cual, recién  llegado a Esquivias, bautiza a su hija María en noviembre de 1573. La desconfianza y la inquietud de las autoridades eclesiásticas murcianas ante la llegada de los “granadinos”, de los que dudaban se una sincera conversión, dieron lugar a una ordenanzas dirigidas por el obispo a sus párrocos a fin de que investigaran si los recién llegados y sus hijos habían cumplido con los sacramentos del bautismo y del matrimonio, por lo que es probable que este primer hijo bautizado lo fuera cautelarmente. 

La comparecencia como compadres, padrinos o testigos de personas con relevancia social (cargos públicos, clérigos, “Dones” y “Doñas”), probablemente sus empleadores, en la administración de los sacramentos a los “granadinos” y a sus descendientes es una constante que se puede comprobar fácilmente en los libros de las parroquias de la ciudad de Murcia y su entorno más próximo, donde aparecen señalados con distintos calificativos para dejar constancia de su condición de conversos procedentes del Reino de Granada, en especial en el matrimonio y en el bautizo del primer hijo. En el caso de la familia Ricote-García así fue, ya que sus hijos Andrés e Isabel, bautizados por el mismo sacerdote, Diego de Vinuesa, en 1585 y 1588, respectivamente, se libran del estigma.