Moriscos de carne y hueso

Los moriscos en sus historias

Historias personales de personajes moriscos, transcritas desde los documentos originales. Blog asociado al portal www.losmoriscos.es. Autor: Doctor Enrique Pérez Cañamares.

ISABEL ENRIQUEZ, VIUDA MORISCA GRANADINA DEPORTADA A QUINTANAR, OPTA POR ESCLAVIZARSE CON SUS HIJOS PARA EVITAR LA EXPULSION

Escrito por historiasmoriscas 30-10-2014 en Permanencia. Comentarios (0)

Publicado por MORENO DÍAZ, Francisco : "Los moriscos de La Mancha",CSIC. Madrid,2009

Escritura de esclavitud otorgada por Isabel Enríquez y Luis, Diego, Isabel, y Maria Pérez, sus hijos, todos moriscos granadinos alistados en la Villa de Quintanar de la Orden, con el objetivo de evitar ser expulsados de dicha villa en cumplimiento del Bando General de Expulsión de los moriscos de Castilla:

" En la Villa de Quintanar, a sesi días del mes de Octubre de 1610, ante mi, el escribano público y testigos aquí escritos, previeron presentes Isabel Henrríquez, viuda que fue de Gines Pérez, difunto, de los naturales del Reino de Granada y con ella, Luis, Diego Isabel y Maria Pérez sus hijos legítimos del dicho su marido, todos habitantes en esta dicha villa y dijeron que por cuanto por mandado  de Su Magestad se publicó un bando general contra los moriscos que habían quedado en estos Reinos en qu les mandó que dentro de ciertos términos saliesen de ellos so ciertas penas como mas largamente lo declaraba el dicho Bando, el cual a ellos les tocaba y comprendía por ser como son de los dichos moriscos de Granada que han vivido alistados en esta Villa.


Morería de Quintanar de la Orden

Y porque ellos siempre han sido y son buenos cristianos temerosos de Dios Nuestro Señor  y han profesado y profesan su Santa Fe Católica en la cual y debajo de sus presupuestos y mandamientos han vivido y quieren vivir y morir, han procurado por todos los modos y las vías que han podido quedarse en estos Reinos y vivir entre la gente cristiana y particularmente han encomendado el buen suceso de su pretensión a la Santa Imagen de la bienaventurada Virgen de Santa Maria de la Piedad de esta villa, con quien tienen particular devoción y eficaz deseo y voluntad de gastar los días que vivieren en su servicio y esclavitud. 


Ermita de San Sebastián en Quintanar, parroquia de los moriscos 

En cuya correspondencia han hecho diligencia con Su Majestad pidiéndole por merced les deje vivir en servicio de la Santa Imagen como sus esclavos, ofreciéndose como tales, por todos los días de su vida y que servirían y trabajarían para el aumento de su devota casa y cofradía y que de ello había escritura y que con esto no se entendiese con ellos el dicho bando, sobre lo cual el Señor Don Bernardino Velasco, conde de Salazar, del Consejo de Su Majestad y su Comisionado General de la Infantería de España, Mayordomo de la Reina Nuestra Señora, a cuyo cargo está la expulsión de los moriscos que salen de estos Reinos, habiéndolo consultado con Su Majestad, despacho cédula firmada de su mano y refrendada de Sebastián Medina, su secretario, fecha en Madrid a 25 de Septiembre del presente año, por la cual pedían como della parece y cuyo tenor es el siguiente:


Procesión e imagen de la Virgen de la Piedad a cuya cofradía se esclavizan Isabel y sus hijos.


COMENTARIO DEL AUTOR

El caso de Isabel Enríquez no es un caso excepcional. Ante la perspectiva de un destierro sin destino conocido, muchas familias moriscas en cuyo seno contaban con  ancianos, enfermos, viudas, o que carecían de medios de supervivencia para afrontar los riesgos de tan duro trance, optaron por la esclavitud voluntaria.

En ocasiones, esta forma de eludir la Expulsión, contó con la complicidad de los amos para quienes trabajaban, en otras con los párrocos, caso de Isabel Enríquez, en otras con las autoridades concejiles. En cualquier caso, puestos en la piel de una viuda con cuatro hijos a su cargo, el documento trasluce su desesperación por evitar a toda costa a sus hijos y a ella misma las penurias de una segunda diáspora, puesto que para los granadinos castellanos, se trataba de un segundo destierro en el lapso de menos de 50 años. Hasta el punto de esclavizarse ella y sus hijos de por vida.

No perdamos de vista la dureza de la cédula de autorización que emite, como consecuencia de la solicitud de la viuda, el secretario del Conde de Salazar, en la que se recalca que todo cuanto tuvieren y ganaren a lo largo de sus vidas estará a disposición de los mayordomos de la Cofradía, condenándolos a la pobreza -como dice la cédula- "para siempre jamás". Tampoco debían, echar en saco roto los moriscos que permanecieron en España bajo esta fórmula, la amenaza de revisión de sus casos y el apercibimiento de que no podrán reclamar en adelante ningún derecho, ni  reclamación legal que pudiera revertir su triste destino de esclavos.



ALONSO DELGADO, ALCALDE Y DIRIGENTE MORISCO DE MAGACELAS, ENCABEZA LA RESISTENCIA CONTRA EL PRIOR DE LA ORDEN DE ALCANTARA

Escrito por historiasmoriscas 29-10-2014 en Islamismo. Comentarios (0)

MIRANDA DIAZ, Bartolomé: "Reprobación y persecución de las costumbres moriscas: el caso de Magacela,Badajoz.Ayto. de Magacela,2005.



EL PROCESO JUDICIAL DE 1595

Este pleito,enfrentó a los moriscos de Magacela y al prior alcantarino Fray Alonso Gutiérrez Flores, y surgió a raiz de la aprobación de cuatro nuevos mandamientos relativos a los usos y costumbre de los habitantes de Magacelas que, resumidos venían a decir lo siguiente:

1.- Que ningún vecino de la villa de Magacela haga uso de la lengua árabe, ni la consienta hablar a sus hijos ni a sus criados ya sea en público o en secreto.

2.-Que en los desposorios, bodas y velatorios se guarden las costumbres cristianas y que no se baile en ellos si no es de día y con las puertas de las casas abiertas. En este punto se añade que la novia ha de estar siempre visible a los ojos de todos los asistentes al enlace.

3.- Que ninguna mujer de Magacela use vestidos de los antiguos, sino que los lleve similares a los de las mujeres de las villas cercanas.

4.- Que todos los vecinos de Magacela asistan a los oficios religiosos que se celebren en la villa, y en especial, a las misas mayores.

Magacela

El contenido de estos cuatro mandamientos, redactado y aprobado por el susodicho prior el día 4 de Noviembre de 1595, fue hecho público el día siguiente de su concepción "durante la misa mayor que se dixo en la iglesia de la dicha villa, después del credo".El notario Juan Valverde fue el encargado de leerlo en presencia tanto de los fieles como del propio prior quien quiso, con su asistencia a la ceremonia, otorgar una mayor trascendencia a las nuevas leyes.

Resumiendo el conflicto, los vecinos de Magacela, con los regidores y alcaldes al frente, todos moriscos, nombran una comisión que los represente ante el Prior,el Consejó de Ordenes y el propio Monarca. Por su parte el prior no pierde el timepo y reúne los testimonios de diversos testigos, entre ellos los curas de Villanueva de la Serena y La Haba, junto a otros tres vecinos de Villanueva.

Los testigos afirman taxativamente que los vecinos de Magacela hacen uso del árabe tanto en público como en privado,que sus bodas sse corresponden al rito musulmán, que visten, sobre todo las mujeres, vestidos a la usanza árabe, y que los días de Misa o bien se encierran en sus casas o se reúnen para ir a jugar a la taberna o a la Peña del Búho.

Peña del Búho

En resumen, los testigos del prior confirman que los moriscos de Magacela, siguen presentando un panorama en el que los vecinos de la localidad, incluidos sus cargos concejales son todos "moros" encubiertos.Pese a que el Consejo de Ordenes y el propio Monarca acabaron dando la razón a las normas del prior,lo cierto es que la villa continuaría siendo gobernada por los propios moriscos hasta el mismo momento de la expulsión.

Este es el alegato de Fernando de Ballesteros, PROCURADOR,  en nombre del Concejo de Magacela, donde pide que se anule el juicio por las mentiras vertidas en él.2 de Julio de 1597:

Fernando de Vallesteros Aguilera, en nombre del Concejo, justicia y regimiento de la villa de Magacela, digo que mandados ver por vuestra alteza los autos que en virtud de una provisión real se han traído a pedimento de mis partes, las debe dar y declarar por ningunos y revocar los mandamientos del prior de la dicha villa y su partido; lo primero, por lo general y por lo demás que por mis partes se dijo y alegó ante el dicho vicario o prior; lo otro porque el dicho prior no tuvo ni tiene jurisdicción para imponer nuevas penas en los casos que están puestas y determinadas por las leyes reales ni para esto dar mandamientos ni publicarlos en la forma que los publicó y procedió en grande injuria y agravio de los dichos a mis partes, ni fue modo de proceder de derecho ni estilo, lo otro , porque es notorio el levantamiento que se hace a los dichos vecinos porque nunca tal pasa ni pasó lo contenido en los dichos mandamientos y solo es tesón y enemiga contra los dichos vecinos porque le van a la mano porque nunca pasa tal ni pasó lo contenido en los dichos mandamientos y solo es tesón y enemiga contra los dichos vecinos porque le van a la mano porque les destruye sus pastos y vedados y porque con mas de 1.500 cabezas de ganado ovejuno que tiene con otras muchas granjerías y ganados que tiene el dicho prior,y solo este fundamento ha tenido y no otro para proceder contra mis partes atreviéndose a ello como a personas sujetas y que poco pueden; lo otro lo dicho se hace mas llano porque el notario y fiscal son sus criados y con estas intenciones les da de comer y los sustenta y de esto nace haber dicho sus dichos en la sumaria que hizo;lo otro,porque los dichos mis partes son cristianos viejos y contra quien no se puede proceder y que son muy buenos cristianos y no hacen ni guardan rito ni costumbre que no sea de tales, ni hablan,ni saben la lengua arábiga ni usan de trajes reprobados y nunca se les vio ni imputó por ninguno de los priores pasados ni jueces que es de creer que si hiciera de qué proceder procedieran contra ellos; lo otro, porque los dichos mandamientos fueron sin conocimiento de causa y sin partes en general y cuando se lo contradijeron hizo una sumaria información con sus criados y allegados demás que no deponen de cosa alguna ni en casos presentes.Por que pido y suplico a vuestra alteza declarando por ningunos dichos mandamientos mande al dicho prior no proceda ni se entrometa mas de lo que sus pasados que los conservaron y tuvieron en mucha paz, quietud y cristiandad y justicia, la cual pido y costas.Y para ello suplico y ofrezco a probar lo necesario.

El licenciado , Bartolomé Dávila y fernando Vallesteros.

En la villa de Madrid a dos días del mes de Julio de 1597 en el Consejo de las Ordenes del Rey Nuestro señor, la presentó Fernando de Vallesteros en nombre de sus partes.



COMENTARIO DEL AUTOR:

El caso de Magacela, como el de la vecina Hornachos y el de otros muchos pueblos dispersos por la Geografía Peninsular, muestra una comunidad morisca fuertemente estructurada, gobernada por autoridades- alcaldes, regidores y justicias- moriscos, cuya inteligencia política, discreción  y apoyo vecinal  ha conseguido mantener durante siglos una situación de estabilidad y calma políticas.Hasta el punto de que- como dice el escrito de su procurador-, ninguno de los anteriores priores de la Orden, se han entrometido en la gestión de los asuntos públicos, ni hurgado demasiado en la permanencia de las costumbres seculares de los habitantes de la Villa.

La codicia del nuevo  Prior, enfrenta a éste con la comunidad y el Concejo, que defienden a capa y espada sus pastos y explotaciones agrícolas frente a la expansión de los rebaños del Prior. Basta la eclosión de ese conflicto para que el Prior, rompa el status quo y comience a buscar, bajo la normalidad de la vida cotidiana de Magacela, los rasgos específicos que la identifican como un grupo morisco que mantiene vivas las costumbres y forma de vida de sus antepasados.

Es precisamente la fortaleza del grupo la que, a pesar de la victoria jurídica del prior ante las instancias jurídicas de la Corte, impide que la represión se cebe con el pueblo, pues las autoridades- alcalde, regidores y justicias- del Concejo, siguieron siendo moriscos hasta el momento mismo de la expulsión de 1610.

FRANCISCO PALMO, MORISCO DE QUESA, VALENCIA, UN CAUDILLO EN LA GUERRA DE LAS GERMANÍAS, DIGNO DE MEJOR CAUSA

Escrito por historiasmoriscas 28-10-2014 en Germanias. Comentarios (0)

A principios del Siglo XVI, tuvo lugar en el Antiguo Reino de Valencia un levantamiento popular protagonizado principalmente por artesanos y labradores contra el sistema feudal establecido y que se conoce por Germanía, paralelo cronológicamente con la guerra de los Comuneros castellanos.De 1519 a 1522 las tierras valencianas fueron escenario de combates y luchas que revistieron caracteres verdaderamente feroces, siendo Xátiva uno de los puntos principales de la rebelión que al final logró ser aplastada por las fuerzas realistas.

El Virrey hizo llamamiento a la nobleza para que acudiese a concentrarse con sus fuerzas en Gandía; allí, entre otros muchos caballeros se presentó el Señor de Bicorp, Don Luis de Vilanova,el mismo personaje del que nos ocupábamos en el capítulo anterior, consus deudos, hallándose en los combates de Xátiva. El historiador Escolano nos relata en sus célebres Décadas un curioso acontecimiento del que fue protagonista Don Luis de Vilanova y uno de sus vasallos moriscos cuando se hallaba participando en el sitio de la ciudad.


Don Luis de Vilanova, señor de Bicorp

Este es el relato:

"No sirvió menos D. Luis de Vilanova, señor de Bicorp, con una escuadra de vasallos suyos moros que traían por caudillo a un Francisco Palmo, morisco de Quesa.

Este era un hombre muy alto de cuerpo y de extraordinarias fuerzas y agilidad: tanto que por alta que echase una raya a una pared con la mano el hombre mas alto que se hallase, el moro alzaba la pierna del suelo con la mayor gentileza y soltura del mundo y la tocaba con su pié como si no tuviera huesos ni junturas algunas. Un día quiso su señor Don Luis llegarse al río de Xátiva , el Cáñoles, a refrescar y alargándose un buen rato del alojamiento, fue acometido a deshora por una cuadrilla de comuneros.No los vió venir él, sino el moro y echándose mano a su ballesta se combatió con todos y mató a dos y hizo huir a los otros.


El pueblo de Quesa, en la Canal de Navarrés, Valencia.


Otro día, importando mucho tomar lengua de los designios del enemigo, se encargó de ello el dicho moro, Francisco Palmo, y salido a la campaña, descubrió un comunero: y arrebatando de él, se le echó a cuestas y le trajo al Virrey. Pero costóle muy bien todo esto al señor, porque los comuneros se apellidaron y tomaron la vuelta de Bicorp  y aunque el Alcaide que era un hidalgo castellano, entendiendo su venida, hizo juntar los moros de aquel cuartel para salirles al encuentro de que vio que venían tantos, desmayó y se acogía con los moros a las sierras y entraron los comuneros y saquearon los lugares de la Baronía.

SERENA PÉREZ, Balbino :"Apuntes históricos de la villa de Bicorp".Ayuntamiento de Bicorp, 1999,


Azud de los Moros en Bicorp


COMENTARIO DEL AUTOR :

La  breve historia de Francisco Palmo ilustra muy bien el conflicto en el que se vieron envueltos los moriscos valencianos a consecuencia de la Guerra Civil de las Germanías. El endurecimiento de las condiciones de vida de los moriscos en los lugares de realengo, empujó a la población morisca hacia los pueblos y alquerías bajo la jurisdicción de los Señores, donde por el interés de la nobleza en acrecentar el número de sus vasallos moriscos-quien tiene un moro tiene un tesoro-podían aminorar la presión eclesiástica e inquisitorial y vivir mas de acuerdo con su condición de criptomusulmanes.

La Guerra de las Germanías-1519 a 1522- llevó al bautizo forzado en esos años de los moriscos valencianos y al comienzo de un conflicto que solo acabaría con los Bandos de Expulsión de 1609. Los agermanados obligaron por fuerza y como vemos en el documento anexo, por el terror, a numerosos moriscos a bautizarse,hecho que la Iglesia y la Monarquía aprovecharon para dictaminar que aun a la fuerza, el Bautismo de los  moriscos era irreversible y los convertía ya en cristianos, cristianos nuevos de moros, si, pero cristianos ya sujetos a los castigos por herejía si tornaban a practicas sus creencias islámicas.


Veamos este documento de la actuación de los agermanados de Xátiva y Alcira sobre las prósperas localidades de Llauri, Xeraco y otras contiguas.




AA.MV.

R-19

Año:1522

TRANSCRIPCIÓN

En unos papeles viejos y maltratados hallé esta memoria de los daños que en la Baronía de Llauri hicieron los comuneros de este Reino que fue el años 1522 y dice asi:

Los de la Vila de Alzira, a mano armada despues de la batalla de Gandia vinieron al lugar de Llauri, donde llegaron también gente de Cullera y Sueca los cuales en las marjales donde estaban los bestiars mayores como son las vacas y las lleguas robaron dichas bestiars y se las llevaron.

ITEM

En el mes de marzo del año 1522 los de la Vila de Alzira con el capitan de los “fadrins” que se llama Pellicer y otros de Alzira y Carcaixent fueron al Monasterio de Nuestra Señora de la Murta y de alli se llevaron de los establos de dicha casa seis acémilas de Don Hieroni de Vich las cuales el Prior de dicho Monasterio rescató por 23 ducados y además se llevaron dos caballos, el uno de la brida, caballo que valía mas de cien ducados arriba y otro caballo turco que costó 33 ducados, este fué restituido muy perdido y flaco, el cual ataron a la puerta de la casa del Señor de Xaraco y no ha vuelto a estar bueno desde entonces.

ITEM

Estando el Virrey en Montesa, volvieron los de Alcira y Xátiva al dicho lugar de Llauri de  noche y entraron por las casas y les robaron y mataron nueve moros y dos criaturas y un negro ciego cristiano que pasado a Gandia lo apresaron toda la noche y lo mataron  y otros moros y criaturas y aquella noche se llevaron 150 ovejas del alamí Mahomat Zanequi y a uno de los moros que mataron que se llamaba Ayet Zayta le robaron 120 Ducados en dinero.

ITEM

Cuando los de Sueca y Cullera y Alziira fueron a robar a la Vall de Alfandech, robaron en las marjales de dicha Vall, muchas vacas y yeguas y otros animales que los moros del dicho lugar de Llauri, Beniomer y Beniboquer habían huído y llevado a dicha Vall.

ITEM

 Después que aumenta el número de la gente de Alzira se iban quemando y robando todos los lugares circundantes y vinieron desde la ciudad de Valencia, vinieron al lugar de Llaurí y se llevaron cofres dorados y otros muebles de casas, utensilios, botas y jarras que robaron, quemaron y se llevaron garrofas,  pasas y otros alimentos y mas de 200 Buchs -Colmenas- llenas de abejas y miel y hacen diversos viajes con todo ello y quieren hurtar como de Llaurí a Alzira hay cerca de una Legua y eso de día, públicamente entraron por todas las casas de los moros y no encontrando ninguno pegaron fuego y derribaron algunas casas las cuales estan ya vistas y tasadas de provisión por el gobernador.

ITEM

Algunos días después volvieron gente de Alzira y Xativa al dicho lugar de Llauri y acabaron de llevarse lo que en la casa del Señor quedaba y después dieron fuego a un cuarto de dicha casa el cual se quemó todo y está evaluado y tasado por provisión del sobredicho Gobernador.

ITEM

 Los daños de los incendios y robos de los dichos lugares han sido la causa de que dichos lugares se hallan despoblado y hayan estado dos años sin coger alimento alguno, deshabitados y 24 o 25 casa se pasaron allende -Berbería -pero hoy día dichos lugares no se han acabado de poblar y los que se pasaron allende no han vuelto y por eso no se han  acabado de poblar los lugares

BENIBOQUER

Zatma Maquestret: Una vaca, una ternera y veinte gallinas, un collar de oro que valia tres ducados y cuatro pendientes de oro que valian 40 sueldos y una cadena de plata que valía treinta sueldos y dos jarrones de queso, un quintal de lino, dos espadas, dos sabanas y un colchón.

Ali Zanequi : cinco sabanas, cinco camisas, treinta y cuatro piezas de lienzo de seda, una arroba y media de hilo y unas faldas, tres colchones, dos somieres un saquete de chamelot, una algamia de seda, una toalla, dos sábanas veinte gallinas, cuatro carneros, dos bueyes y dos calderas de queso.

Abrahim Ramat  :Un caldero de queso, ocho vacas, un carnero, una capa una espada, unas faldas, un brial, dos sabanas, un colchón y otros pequeños, una onza de perlas, una arroba de lino, quince gallinas, una pieza de trapo rojo.

Maymo Zaita : cinco vacas, una yegua,,una albocaya de hilo de oro, quince gallinas, ocho colchones, un caldero de queso, una cetía.

Maçot Zayta: Una capa y dos camisas.

Homat de Ramat: Seis vacas, una somera,catorce gallinas,caldero y medio de queso, dos camisas de hombre, dos colchones, chivos, unos treinta sueldos, media onza de perlas, una espada y tres arrobas de lino.

Ali Gaybel : Doce  vacas, dos colchones grandes, dos sabanas, seis colchones chivos, una alvocaya de hilo de oro y veinticinco gallinas.

Abdala Zanequi : Dos vacas, dos somieres, una yegua, cuatro sabanas, cuatro colchones, diez cojines, tres faladas, dos capas, diez toallas de lienzo. una camisa de mujer, cinco de hombre, veinte colmenas, tres cubos y dos calderos de queso, una arroba de hilo de lino, un halbet, veinte piezas de lienzo, treinta y seis gallinas, dos espadas, una ballesta.

Mahomat Morsi:  Ocho vacas, una ternera, una rueca, catorce ollas de queso, un ducado y un collar de plata.

Abrahim Zanequi:  Dos somieres, siete colchones chicos, tres sabanas, un colchon de lecho, dos toallas o tocas, una albocaya de oro, dos menegues de vellón, cinco piezas de lienzo y diez gallinas.

Ali Crespi:  Ochenta cabras, dos somieres, una vaqueta, una cortina, tres sabanas de lecho, dos colchones, una almoayna de seda, una cama una almoayna, una onza de perlas, unas faldas un caldero de queso y catorce gallinas.

Azmet Maquestret:  Una capa, una espada, una ballesta, una castellana.

Abraham morsi: Una arroba de hilo, tres camisas de hombre ,otras tres de mujer, dos colchones de lecho, cuatro colchones chicos, veinte gallinas una capa.

Ali Ramat: Siete vacas, una capa, un sayo, dos  camisas de hombre, dos castellanas, una espada y veinte gallinas.

Azmet Ramat:  Una algania, una alvocaya de seda e hilo de oro, una cortina, dos sábanas, cinco camisas de mujer, dos libras de seda hilada, una cerca, una maclota y veintiseis gallinas.

Ali Zaterra. Tres calderos de queso, dos sabanas, tres camisas unas faldas,dos camisas de mujer, noventa sueldos,(en el camino de Murta) doce ducados de joyas de su mujer, una cama con su cortina, noventa ovejas, dieciocho gallinas, una espada y una  capa.

Azmet Zatorra:  Veinticuatro vacas, una ternera, tres capas, dos calderos y medios de queso, tres sabanas, una cortina, una algamia de seda, cuarentaytres gallinas, cientocinco ovejas y cuatro camisas.

Maçot Gallaires:  ocho vacas, una ternera, cuatro sabanas una cama, veinticuatro gallinas.

Abrahim Gallaire:  Ocho vacas, dos calderos y medio de queso, veintitres colmenas, treinta y dos gallinas, una cama con su cortina, una espada, una capa una somera.

Mahomat Gamezet;  Nueve ollas de queso, cinco cabras un colchon, una ahina de trapo, un rocin, una espada, once gallinas y unas faldas.

Fusey Zeyta:  Dos somieres, cuarenta gallinas, onza y media de perlas, dos alvocayas de hilo de oro y una capa.

La mujer de Abrahim Crespi:  Dieciseis vacas, veintinueve gallinas, noventa ovejas, una ballesta y una espada.

Pere Crespi hijo de Maçot:  Ocho vacas, 24 gallinas un rocin, una capa, una espada y una ballesta.

Ali Zeyta:  Dos vacas, ciento veinticinco ovejas, cuarenta y seis gallinas, la cama y su cortina, dos sayas una ballesta y unas faldas de mujer.

Sadam Zanequi:  Seis vacas, noventaydos cabras, treinta y seis gallinas y una yegua.

Mahomat Zanequi:  Veinte vacas,  ciento ochenta cabras  y cincuenta y dos gallinas.

Mahomat Madonet;  Ochenta ducados, dos bueyes un asno y cincuenta gallinas.

Alfaqui de Beniboquer: Once vacas, cuarentayseis gallinas y una espada.

En el año 1523 con provisión del gobernador Don Luis de Cabanilles, fueron expertos a Llauri, Beniomer y Beniboquer y anotaron los daños y estragos mandados hacer en la casa del Señor de los Moriscos de dicha Baronia, que importan mas de mil libras.Consta todo en los registros de Dicha Corte 41-1523 fol. 33.


FRANCISCO VIVES Y SU ESPOSA FATIMA, MORISCOS DE BENAGUACIL, VALENCIA, DELATORES Y CONFIDENTES DE LA INQUISICION

Escrito por historiasmoriscas 28-10-2014 en Inquisición. Comentarios (0)

Francisco Vives, es en realidad un cristiano nuevo procedente de Berbería, integrado en la comunidad morisca de Benaguacil, y que se convierte, junto con su mujer Fátima y un mercader cristiano,Gaspar Coscolla, en el testigo principal de la Inquisición en el proceso seguido contra la familia de los Abenamir o Benamires, nobles descendientes directosde de Almazor y de los últimos gobernadores musulmanes del Reino de Valencia. 

El proceso a los Ben Amir, es parte de  un macroproceso contra las redes de alfaquíes y escuelas coránicas que existían en el Reino al amparo y protección de muchos nobles cristianos. La influencia de los caballeros Benamir impide una sentencia dura en el final de la causa. Otros moriscos no tendrán esa suerte ni esas influencias. Aquí, la declaración del morisco Vives y su esposa:

Casa de los Benamir en Benaguacil.

Vives: " En Valencia a 21 de Mayo de 1567, en la Sala del Secreto de la Inquisición y ante el Inquisidor Manrique compareció Francisco Vives, cristiano nuevo de moro de allende, preso en las cárceles de este Santo Oficio y dijo que: Es verdad que ha sido moro y ha ayunado el Ramadán en compañía de Don Hernando y Don Cosme y Don Juan de Benamires, hermanos, a los cuales ha visto este confesante ayunar el dicho Ramadán, y que son moros, y que el Don Hernando se llama Abrahim de nombre moro, y que los moros estiman mucho a estos Benamires porque son caballeros y les favorecen mucho, y que también ha visto que guardan sus Pascuas de moros por el tiempo que les caen y matan las aldeheas para celebrar sus Pascuas, y les ha visto que rezan sus oraciones de alhandu y coliga y se acuerda de ver a Don Cosme leer en un libro de Alcorán y en otros libros de moros y decía el mismo Don Cosme al declarante que fuese moro y cuando leía el Alcorán, delante de este confesante estaban también presentes la mujer y las hijas de Don Cosme, que la una tiene 18 años y la otra 15 años, las cuales son moras también y hacen vida de tales, y que se acuerda que yendo este confesante un día a la casa de Don Juan de Benamir le dijo una moza morisca que no podía entrar porque el señor Don Juan estaba a haciendo la çala y que todos los de Benaguacil desde el primero hasta el último son moros, porque siendo tenidos por caballeros y hombres entendidos y de consejo, hacen todo lo que ellos les dicen y que este declarante fue con Don Cosme a la Corte y vió que el Señor Inquisidor Miranda le favorecía mucho y les ha favorecido a todos ellos para que traigan armas y les ha hecho familiares del Santo Oificio y ellos le quieren mucho.

Recinto amurallado de Benaguacil.

Fátima, esposa de Francisco Vives:

"En Valencia a 28 de Julio de 1567, en la Sala del Secreto del santo Oficio y ante el InquIsidor Manrique, pareció una mujer que preguntada respondió llamarse Francisca de nombre cristiano y Fátima de nombre moro, casada con Francisco Vives, vecina de Benaguacil y residente en este pueblo, hasta que de él la han echado los Benamires, por sospecha de que su marido Vives, había delatado o confesado contra ellos en el Santo Oficio. Entonces la declarante se fue a Riba-Roja lugar cercano a Benaguacil, pero también de allí la hizo salir por la misma causa Don Cosme de Abenamir, moro como todos sus hermanos, del cual dicen que ha ido a ver al Rey y otros que ha ido a ver al papa y algunos que está escondido en la Sierra huyendo de la Inquisición, pero donde esta declarante ha hablado con él es en Riba-Roja, lugar en el que don Cosme tiene intereses.


Vista de Riba-Roja desde el cauce del río Turia.

En 23 de Agosto de 1567, el Magnífico Francisco de Hermosa, alguacil del Santo Oficio, hizo en persona relación de haber buscado por sí mismo y por medio de otras personas en diversas partes a Don Cosme de Abenamir que no se halló ni le hallaron en Benaguacil y nadie sabe dar razón de su paradero en dichas partes.


COMENTARIO DEL AUTOR:

El proceso a la familia de los Abenamir, nos proporciona una valiosa información de las tácticas de los tribunales inquisitoriales. En este caso, dada la influencia de los procesados, se trata de romper el circulo de solidaridad en los pueblos moriscos de Benaguacil, Riba-Roja y otros, presionando sobre los eslabones mas débiles de la comunidad morisca.

Como bien dice el testigo, el prestigio de los Abenamir entre las poblaciones moriscas era muy alto y especialmente en su propio pueblo donde actuaban como una élite nobiliaria, religiosa, política y económica. Resultaba muy difícil encontrar delatores y testigos entre los moriscos arraigados en esas poblaciones, por lo que la Inquisición trabajó para obtener información actuando contra Vives, un morisco de origen berberisco, al que suponemos menos arraigado en el pueblo que sus convecinos.

De hecho, lo primero que hace el Santo Oficio es encarcelar a Vives, y una vez en las cárceles secretas -seguramente a cambio de mayor benignidad en las condenas-obtienen de él una confesión que implica a los Abenamires como musulmanes, alfaquíes y dirigentes de las comunidades moriscas valencianas.

Vives es un testigo obtenido desde "dentro", su esposa Fátima, busca refugio en los brazos de la propia Inquisición, contribuyendo con sus declaraciones a la delación, pues apercibidos los moriscos de Benaguacil y Riba-Roja y los propios Abenamir de la delación de Vives, expulsan de la comunidad a Fátima.

EL LICENCIADO MOLINA, MORISCO GRANADINO EXPULSADO A ARGEL EN 1609, ESCRIBE SU PERIPECIA A UN AMIGO CRISTIANO EN ESPAÑA

Escrito por historiasmoriscas 28-10-2014 en Expulsión. Comentarios (0)

Carta del icenciado Molina, morisco granadino, escrita desde Argel a Don Jerónimo de Loaysa, caballero de Trujillo, en Julio de 1611 en la que relata los itinerarios de los moriscos expulsados y sus peripecias hasta llegar a la ciudad en que se fijan definitivamente.

GARCIA ARENAL, Mercedes: "Los moriscos".Granada,1996.


Vista de Trujillo

El no haber hecho esto por extenso antes de ágora no ha sido haberme olvidado de la mucha merced que siempre de su casa he recibido, porque esto he tenido y tengo memoria mientras viviere.Y aunque de Liorna tengo escrito a vuestra merced como estábamos allí,fue muy deprisa: y ágora que se ofrece la ocasión daré larga razón de lo sucedido después que salimos de Cartagena, porque hasta allí ya tengo escrito largo. Llegamos a Marsella, donde fuimos bien recibidos con promesas de ampararnos en todo: mas dentro de pocos días todo se volvió al revés de lo que a prima facie mostraron. Pues habiendo sucedido la muerte del Rey Enrique Cuarto, nos hallamos en Marsella un día a punto de perdernos todos y que nos saqueasen, diciendo haber sucedido por Orden del rey de España, y que nosotros éramos espías del rey que veníamos a ganarles la tierra y nos cercaron, y en mas de quince días no faltó gran prevención de guerra en la ciudad, y al cabo sellos, nos quitaron gran parte del dinero, condenándonos a ellos por sentencia.Y aunque la Reina lo quiso remediar enviando un Juez sobre ellos, venía tan hambriento de dineros, que dándole un amigo mío de Baeza cien escudos de oro los tomó y volvió uno para que se lo trocase diciendo que le faltaba un poco del peso.

Entrada a la bahía de Marsella

Visto este mal tratamiento, todos los que estaban allí, que serían mas de mil personas determinaron salir de aquel Reino e irse a parte donde tuviesen mas sosiego.

Nosotros nos fuimos a Liorna, donde nos sucedió lo que en Marsella. Y visto que allí y en las demás señorías de Italia, no nos querían mas que para servirse de nosotros en cultivar el campo y otros oficios viles, y había la mas gente, que nos los sabían hacer ni estaban enseñados a estos oficios: pues todos los mas eran mercaderes y muchos con oficios de República; y que no había orden de volver a España, pues los que habían quedado en Extremadura los habían echado con bando forzoso y que todos estos que habían venido así no había escapado ninguno de ser robado por los marineros, forzándoles sus mujeres e hijas: pareciónos haber sido buen consejo, antes que nos sucediesen como a estos que han venido ágora.


Puerto de Livorno

Pues considerando esto, acordamos irnos de allí, a donde fue la voluntad del rey enviarnos y así todos los de Trujillo venimos a esta ciudad de Argel donde estaban los más de Extremadura, la Mancha y Aragón.

Y no piense vuesatra merced ha sido en mano del Rey de España el habernos desterrado de su tierra, pues ha sido inspiración divina porque aquí he visto pronósticos de mas de mil años en que cuentan lo que de nosotros ha sucedido y ha de suceder y que nos sacaría Dios de esa tierra y que para esto pondría Dios en el corazón al rey y a sus Consejeros, el hacer esto y que moriría gran parte de nosotros por mar y tierra y en fin todo lo sucedido. Pero que el mas mínimo agravia lo tomaría Dios por su cuenta y enviaría un Rey que sojuzgaría todo el mundo con sola la palabra de Dios, contra el cual no valdría cerca ni artillería.Y otras muchas cosas que dejo por acortar palabras.

Y otro pronóstico he visto de un astrólogo de Valencia que han traído allí de España este año. Pues milagro ha sido desterrar los corderillos mansos mas fructíferos y desarmados y quedarse con los lobos mas voraces por mansas ovejas.

Y créame vuestra merced, no escribo esto como apasionado y ofendido sino con la misma intención que si estuviera en España: pues aquí no nos han obligado a ningún acto espiritual, ni corporal, que nos haga desdecir de lo que habemos sido, y así me holgaré que vea vuestra merced las Profecías sobre esto.De Argel a 25 de Julio de 1611.


COMENTARIO DEL AUTOR:

Se difundió por los autores que defendieron la Expulsión de los moriscos,seguramente como parte de la campaña de propaganda de la Monarquía,la idea de que los moriscos en su conjunto eran una masa de campesinos analfabetos, malos cristianos y malos musulmanes a la vez, desarraigados e impotentes ante la presión continua de las autoridades eclesiásticas y seglares.

La carta del licenciado Molina es solo un botón de muestra de otros muchos testimonios que rebaten aquellas malintencionadas afirmaciones que han llegado incluso hasta autores contemporáneos. Cuando Molina denuncia a las autoridades italianas de Livorno, donde han recalado huyendo de Marsella, las acusa de intentar obligarlos a trabajar como siervos en la tierra, cuando, afirma que la mayoría de los mas de mil que componen ese grupo, son mercaderes o cargos públicos -oficios de República como el los llama- y que aluden a los oficios de escribanos, notarios, regidores o arrendadores del fisco. Oficios y actividades comerciales en los que era obligado saber leer, escribir y manejarse al menos en dos lenguas, la lengua vehicular castellana y la familiar y grupal algarabía.

Otro detalle importante es que Molina defiende como acertada la decisión de haber salido con los primeros contingentes de expulsados en lugar de esperar a las salidas mas forzadas de los años posteriores, puesto que la salida organizada y en grupo les preservó de los  numerosos abusos que padecieron los contingentes menos cohesionados y numerosos de las segundas y terceras expulsiones protagonizadas por la inquina del  Conde de Salazar y el Comisario Madero.

También en la carta hay un detalle no menos importante. Molina desliza ya al final de su carta que en contraste con las persecuciones de España,el maltrato y el saqueo a que se ven sometidos en francia e Italia, en Argel nadie les ha obligado a hacer nada contra su voluntad: " pues aquí no nos han obligado a hacer a nigua acto espiritual ni corporal...", defendiendo que finalmente la Expulsión es obra de Dios que ha inspirado un acto cruel en el rey de España,para un buen fin como era poner a salvo a los moriscos de sus perseguidores.

Una cosa mas.Desliza Molina un juicio de notable sutileza y que resulta una carga de profundidad para que se la piense su amigo cristiano: los moriscos son corderillos mansos que la Monarquía ha desterrado sin causa, mientras que quedan en España los lobos mas voraces con piel de cordero. A mi juicio una clara alusión a que quedaban en tierras hispánicas, para desgracia de los españoles, los lobos de la Inquisición que habrían de pasarle con el tiempo una gravosa factura.