Moriscos de carne y hueso

Los moriscos en sus historias

Historias personales de personajes moriscos, transcritas desde los documentos originales. Blog asociado al portal www.losmoriscos.es. Autor: Doctor Enrique Pérez Cañamares.

LEANDRA PEREZ MARTINEZ, EL CASO DE UNA PALABRA ARABE, ZARATAN FOSILIZADA

Escrito por historiasmoriscas 29-11-2014 en Lengua arabe. Comentarios (0)

Imagen de la entrevista a Leandra Pérez Martínez.


Aprovechando un reunión familiar, llevé a cabo una entrevista, según el método de los trabajos de recopilación de Memoria Oral, que desarrollamos desde hace unos años. Hasta determinado momento de la entrevista, el relato de Leandra Pérez, tía paterna mía, era mas o menos similar al de muchas historias familiares  que hemos recogido en personas de esta generación.

Leandra, de 90 años y en pleno uso de sus facultades mentales, achaques de  la edad aparte, desgranó la historia de su familia y la mía. Nacida en Verdelpino de Huete, en la casilla en medio de la línea del ferrocarril Madrid-Cuenca de un empleado  ferroviario guardavías, Rogelio y de Felipa, nacidos a su vez respectivamente en Villar del Saz de Navalón y en Navalón. Siete hermanos y el futuro previsible destrozado por la guerra civil. Nada nuevo en las personas nacidas esos años.

En un momento determinado, Leandra habla de sus abuelos maternos, Andrés y Ambrosia. Ambrosia Montemayor nacida en Fuentes, Cuenca, hornera como toda su familia y ciega como resultado de un accidente muy temido entre los horneros, una llamarada del horno, que no le impidió criar, viuda temprana,  a sus hijos ni llevar su casa pese a  las duras condiciones de vida de la época.

Andrés,el abuelo del que nuca se conoció su origen, de profesión lañador y quincallero, profesión dedicada a reparar los útiles domésticos mas variados, objetos de metal, orzas y lebrillos de barro, desagües y rejas. Una profesión seminómada o nómada, por la que recibían el apelativo de "Calotes", el apodo que llevó siempre esa rama de mi familia, descendiente de éstos.

Ambrosia Montemayor murio de vejez, en Villar del Saz de Navalón, pero según Leandra, su abuelo Andrés Martinez, que iba de pueblo en pueblo con un asno ejerciendo su oficio seminómada, murió.................¡¡¡¡.de un zaragatán¡¡¡¡¡.

La palabra me llamo la atención, y volví a insistir en este punto, preguntándole  qué clase de enfermedad era ésa y Leandra contestó llevándose la mano a la garganta que es una pupa en la garganta...duda buscando el término y finalmente dice que el zaragatán es un cáncer de garganta....repite aclaratoriamente que murió de un zaragatán. Su hermana Agustina de 88 años, presente también en la entrevista, corroboraba: un zaragatán, de eso murió el abuelo.

Pregunté si ese nombre se lo daban sólo en la familia y se produjo pequeño desconcierto....no..no... entonces se le llamaba así. No pude obtener lmayorconcreción de si esa denominación estaba reducida al ámbito de la familia, a un ámbito mas extenso de la gente afín del pueblo con el que trataban cotidianamente o era de ámbito mas amplio que ambos grupos.

Pese a mis conocimientos limitados de la lengua árabe, sabía que Zaratán es cangrejo y cáncer en árabe. Busqué en el diccionario árabe-castellano y encontré que efectivamente "zaratán" es la palabra que denomina al cangrejo, pero también, como  en la medicina medieval árabe, al cáncer de garganta especialmente, aunque se extiende a otro tipo de tumores. Curiosamente la  "ط" seguida de la vocal larga " I " , llevadas al castellano se pronuncia como  una "t" sorda gutural , que acentúa la palabra al pronunciara en castellano en la primera vocal  "zarataán" recortando la primera vocal "a" y extendiendo la segunda "aa", lo que casi exige la construcción un sílaba añadida:  ¿de ahí el zara "ga" tán "?.

En los tratados médicos y el el castellano normativo, el uso la palabra ha desaparecido radicalmente desde hace siglos, ¿Como pudo permanecer fosilizada en el ámbito de un grupo familiar, en el ámbito de un grupo de seminómadas como los quincalleros o "calotes", o  en el ámbito mas extenso de un área de pequeñas poblaciónes manchegas?


Reproducimos a continuación un párrafo que atestigua el ámbito y la época del uso del término:

Vázquez de Benito, M.C. y Herrera T:  " Arabismos en el castellano de la medicina y farmacopea medievales.Apintes para un nuevo diccionario".1981.


ÇARATAN, SARATAN:

' Cáncer '.

Del árabe "saratâ:n" ' Cangrejo, cáncer, zaratán '.

En castellano aparece en Ch., Menor, 111 y 113 :

Para ablandar qualquier dureza de salida o nervio endurecido e estirado que es en el cuerpo con dolor e sin dolor, qu'el ablandar conuiene para qualquier d'esto... saluo si fuere çaratan que esto adelante fablaré en ello...

D 'estas durezas ay otra muy mala e la peor de todas e es llamada en arauigo çaratan e dizenle cancer o llaga cancerosa e non es esta la que llaman cáncer en la boca o en otros mienbros... Esta es vna postema dura que tiene muchas raizes onde se traua en qualquier lugar del cuerpo que le vienen e se atan con ella muchas venas e neruios entretexidos... comiença asi commo en garuanço o faua e crece muchas vezes fasta ser tamaña commo la cabeça o commo verengena o mas o menos...

En árabe se documenta con profusión : 'Amal, 57 :

Saratán es un tumor duro de bilis negra... Sus causas: exceso de secreción biliar negra, ocultación del acrecimiento y putrefacción del humor, o una pústula que revienta -var. se petrifica-


NOTA DEL AUTOR:

Tenemos documentados en nuestro Portal www.losmoriscos.es , 22 moriscos que llevan el apellido Montemayor. Originarios  de Granada -estos documentados en el Alabycin-  la mayoría deportados y residentes en  Córdoba, Salamanca, Ciudad Real, Cuenca y finalmente se encuentran linajes de los Montemayor también entre los moriscos expulsados en 1610 a Tetuan, donde todavía subsiste el apellido entre los tetuaníes descendiente de los moriscos expulsos.



LLOIS CAIXÍ, PAGÉS DE TORTOSA, CUYOS HIJOS PERMANECEN TRAS LA EXPULSIÓN, DEJA TESTAMENTO EN 1595.

Escrito por historiasmoriscas 24-11-2014 en Permanencia. Comentarios (0)

Dia 29 del mes de Mayo de 1595

Yo, Llois  Cayxí, pagés de Tortosa, menor de días, hijo de Miquel Cayxí , pagés de dicha ciudad y de Joana Abencomeyx, su mujer, postrado en el lecho de enfermedad corporal, estando sin embargo en mi buen sentido hago mi último testamento:

Revocando,

Las albaceas de mi ánima a Llois y Ramín Cayxí, hermanos míos, a los cuales encomiendo:

 Que mis deudas sean pagadas

Que le den sepultura a mi cuerpo en la Iglesia Parroquial de Sant Jaume en el vaso de mis padres.

En los actos del entierro quiero que estén diez capellanes en cualquiera de ellos.

Item, quiero sea dicha misa de Cuerpo Presente en la dicha Iglesia de Sant Jaume

Item, quiero que en la dicha Iglesia de Sant Jaume sean dichas por mi ánima doce misas, así es 6 misas en el altar mayor de dicha Iglesia, 3 en el altar de Sant Antoni y tres en el altar de las animas para los cuales,

Item, lego y dejo a Angela Cayxí hija mía y de Isabel Fons mi mujer, de nueve años poco mas o menos, para toda a sabe parte legítima y suprimiéndola de aquella y por todo otra derecho que pueda tener sobre mis bienes, doscientas libras moneda… en las cuales es herencia mía particular, la hago e instituyo.


Vista de la Tortosa antigua


Item, en todos los otros bienes muebles e inmuebles hago heredero mío universal  a Llois Francesc Cayxí hijo mío y de dicha Isabel Font mujer mía bajo tal parte, vínculo y condición que si muere mi hijo, lo que Dios no quiera, y no hubiera hijos legítimos y naturales y de legítimo matrimonio ,en tal caso quiero y mando que dicha mi herencia sea y prevengo a dicha Angela Cayxí , hija mía si vive y si no a sus hijos y descendientes de aquella, y si caso sería que dicha hija mía muriera sin hijos, quiero que en ese caso mi herencia pasara a Llois y Ramón  Cayxí  mis hermanos, si viven, serán -si no - sus hijos y descendientes de aquellos por partes iguales entre ellos beneficiarios ,con tal condición sucediendo en  este caso a  dicha mi herencia, sean obligados a donar a María Cayxí y de Calbet y viuda de Llois Calbet el Ferrer y a Esperanza Cayxí, mujer de Agostí Vineyma, torner, hermanas mías, si viven serán- si no a sus hijos y descendientes de aquellas, cuarenta libras moneda, con 20 sueldos a cualquiera de ellos, como es mi intención y voluntad y no en otra manera.


Primera Página del testamento de Llois Cayxí. Archivos Municipales de Tortosa


Item, dejo como tutores y curadores de las personas y bienes de los dichos Angela Cayxí , de edad de nueve años y de LLois Francesc Cayxí de edad de 17 meses, poco mas o menos a los dichos mis hermanos LLois y Ramón Cayxí nueve mil libras y …

Item, dejo al dicho LLois Cayxí mi hermano,17 barcellas de cebada.

Item, dejo a los dichos mis dos hermanos por resta de 50 libras de cera cuatro libras y tres sueldos todos los cuales partidas  y deudas quiero y ordeno sean satisfechas de mis bienes.

Item, Confieso deber a los dichos mis hermanos cinco quarteres de trigos que me han prestado .

Item, Seis libras y siete sueldos que me han prestado graciosamente.

Item, de oyra parte los dichos 17 sueldos que me han prestado de diez arrobas y media de harina.

Item, hago memoria que entre mi y mis hermanos hay muchas otras deudas y presas que han de aclarar, y algunas partidas que me han de devolver mis hermanos, de las cuales no están al presente hechas memorias, sino que confío en la bondad y legalidad de aquellos, Llois y Ramon Cayxí, hermanos míos y a Antoni----- de Benisanet, tío mío, cuidar de las personas y bienes de los dichos mis hijos , y como yo de ellos mucho confío,

Este es mi último testamento, el cual,

Conformo

Testigos: Llois Moyet, Ferrer menor, y Miquel Royo, scudeller de Tortosa.


FRANCISCO RICOTE, UN RICOTE MAS, MORISCO GRANADINO AFINCADO EN ALGEZARES (MURCIA).

Escrito por historiasmoriscas 21-11-2014 en RICOTE. Comentarios (0)

Texto original:  Buenaventura Buendía Banegas, investigador de Ojós.



El reciente hallazgo, comentado en una entrada de este mismo blog, en los archivos parroquiales de Esquivias (Toledo), por el cervantista Sabino de Diego de la que parece ser el acta de bautismo de Sancho Panza, ha puesto de nuevo de actualidad al morisco Ricote, inmortalizado por Miguel de Cervantes, y el origen de este apellido.

Aunque Sabino de Diego afirme que el apellido Ricote ni siquiera se ha encontrado en la localidad de Ricote, ya Govert Westerveld, cronista oficial de Blanca, hace años  documentaba, entre los años 1511 y 1519, la existencia de personas apellidadas Ricote en pueblos del antiguo Reino de Granada, como Baza, Caniles y Cúllar, mostrando su convencimiento del origen valricotí del linaje. 

Algezares, Murcia.

Probablemente, algunos de estos granadinos llegaron después de las incursiones en territorio murciano de 1451 y 1477 ordenadas por los reyes de Granada. A pesar de que la reina Isabel atendió la solicitud de volver al Valle de Ricote de los desplazados como consecuencia de la última de las incursiones citadas, no es sino hasta el 31 de diciembre de 1581 cuando se puede documentar la llegada a Murcia de alguien con este apellido. 

Ese día Francisco Ricote y Juana García, cristianos nuevos de los del reino de Granada, llevaron a bautizar a su hijo Francisco a la parroquia de Nuestra Señora de Loreto de Algezares, interviniendo como oficiante Diego de Vinuesa y como compadres Alonso de Quero, alguacil mayor del campo de la ciudad de Murcia y Francisca Alonso, su mujer. 



Acta de Bautismo de Francisco Ricote, hijo de Francisco Ricote, en 31 de Diciembre de 1581.

No cabe duda de que la llegada de este matrimonio a Algezares es consecuencia de las reiteradas solicitudes del concejo de Murcia para contratar temporeros “granadinos”, entre los dispersados después de la expulsión ordenada tras la guerra de las Alpujarras, para trabajar en la recogida de la hoja de la morera y la cría del gusano de seda.

Es mas que  probable que este Francisco Ricote esté emparentado con el Bernardino Ricote el cual, recién  llegado a Esquivias, bautiza a su hija María en noviembre de 1573. La desconfianza y la inquietud de las autoridades eclesiásticas murcianas ante la llegada de los “granadinos”, de los que dudaban se una sincera conversión, dieron lugar a una ordenanzas dirigidas por el obispo a sus párrocos a fin de que investigaran si los recién llegados y sus hijos habían cumplido con los sacramentos del bautismo y del matrimonio, por lo que es probable que este primer hijo bautizado lo fuera cautelarmente. 

La comparecencia como compadres, padrinos o testigos de personas con relevancia social (cargos públicos, clérigos, “Dones” y “Doñas”), probablemente sus empleadores, en la administración de los sacramentos a los “granadinos” y a sus descendientes es una constante que se puede comprobar fácilmente en los libros de las parroquias de la ciudad de Murcia y su entorno más próximo, donde aparecen señalados con distintos calificativos para dejar constancia de su condición de conversos procedentes del Reino de Granada, en especial en el matrimonio y en el bautizo del primer hijo. En el caso de la familia Ricote-García así fue, ya que sus hijos Andrés e Isabel, bautizados por el mismo sacerdote, Diego de Vinuesa, en 1585 y 1588, respectivamente, se libran del estigma. 


ALVARO DE CÓRDOBA, MORISCO QUE ELUDIÓ LA EXPULSIÓN, , ESCRIBANO Y JURADO DE GRANADA, PROCESADO EN 1626 POR LA INQUISICIÓN

Escrito por historiasmoriscas 16-11-2014 en Inquisición. Comentarios (0)

Aunque habían transcurrido 17 años desde la fecha de la Expulsión, el proceso a Álvaro de Córdoba, morisco de los que permanecieron en Granada nos muestra un morisco poco amigo de esconderse y menos ante los inquisidores. En 1626, a sus 21 años, es escribano y jurado nada menos que en Granada, lo que junto a su forma de tratar a la Inquisición, nos describe un conciencia bastante alta de su propia posición social, poco esperable en los moriscos que se quedaron.


Balcón de los pintores, Granada.

" LLegando a la tabla donde se reparte la carne a los señores inquisidores y oficiales de esta Inquisición y estando el carnicero dando a los criados de cada uno, llegó el reo con alguna arrogancia y pidió que le diesen cierta cantidad de carne... y habiéndole respondido el carnicero que estaba dando a  los señores de la Inquisición a lo cual el reo dijo que estando el allí presente ha de ser el primero y no ha de ser 


Casa de las antiguas carnicerías de Baza

sólo hoy sino de hoy en adelante estando yo aquí asimismo...en otra ocasión tratando mal a un familiar de palabra y de obra le dijo el familiar que no le tratase así pues era familiar el Santo Oficio a que respondió el reo " pues por eso le trato así y trataré a cuantos familiares pudiere y que ningún familiar se le había escapado y que le llevasen preso."

AMETE CORDOVES, MORISCO GRANADINO NACIDO EN CÓRDOBA, EXPULSADO A TETUÁN EN 1609. PROCESADO POR LA INQUISICIÓN EN 1623.

Escrito por historiasmoriscas 16-11-2014 en Expulsión. Comentarios (0)

La historia de Amete Cordovés, hijo de granadinos expulsados a Córdoba, la conocemos por su proceso Inquisitorial en 1623:

"Hijo de Alonso López de Cámara morisco y de María su mujer, que no le sabe el sobrenombre, los cuales vivían en la dicha ciudad -de Córdoba-  no sabe en qué calle vivían ni en qué barrio, ni sabe si le bautizaron... su padres y éste fueron a parar a la ciudad de Tetuán en Berbería y de recién llegados allí, mataron los moros a su padre por haberle hallado en una huerta que cogía patatas y poco después murió su madre, de manera que quedó el confitente muy niño y se ha criado por aquellos montes guardando ganado de manera que no sabe la ley de los cristianos ni la Secta de los moros


Medina de Tetuan.

 y porque le hizo mal tratamiento un amo que tuvo alarbe porque de una manada de cabras que guardaba le comió el lobo dos, le cargó tantos palos que le dejó medio muerto y como se pudo se vino a Argel huyendo del dicho su amo y allí vivía llevando algunos fardos a cuestas de unas partes a otras y pareciéndole que esto no era buena comodidad para poder ganar su vida, se acomodó con el dueño de este navío en que han venido para servir en él a los marineros y soldados... 


ha venido a esta ciudad con el navío que se huyó de Argel con Luis Oliver y los demás cautivos cristianos que por todos eran 30 y salieron de Argel el Domingo de Ramos próximo pasado en la noche y llegaron a esta ciudad el Viernes Snto con gravísimo contento de haber salido de entre aquellas gente,...se le de el agua del Santo Bautismo la cual pidió con muy grandes afectos y deseos."